7 habilidades transversales que mejoran la competitividad de los equipos

7 habilidades transversales que mejoran la competitividad de los equipos

En los últimos años, la digitalización de la economía y la necesidad de contar con perfiles más multidisciplinares en las empresas, ha llevado a los departamentos de recursos humanos a buscar profesionales con otro tipo de habilidades.

Precisamente, hace no tantos años, las habilidades técnicas eran las más valoradas en cualquier proceso de selección. Las aptitudes y la experiencia de los trabajadores eran las cuestiones más importantes a la hora de valorar un curriculum: las habilidades técnicas, el grado de formación, la especialización en una materia en concreto…

Sin embargo, en los últimos años, tanto grandes como pequeñas empresas, se han interesado por las soft skills (habilidades blandas en inglés), también conocidas como habilidades transversales. Este tipo de habilidades son las que las personas desarrollan independientemente de la rama a la que se dediquen y pueden resultar valiosas en cualquier tipo de industria, empresa o, incluso, la vida personal.

En la actualidad, diversos estudios señalan la importancia de los cursos en habilidades transversales ya que dos de los aspectos más relevantes implicados en la empleabilidad son la formación en competencias transversales y el desarrollo de la madurez vocacional, de ahí la importancia en realizar

Por ejemplo, según el Informe OIE sobre jóvenes y mercado laboral del Observatorio de Innovación en el Empleo (OIE), el 35% de los estudiantes españoles de FP destaca que su formación en competencias transversales no es completa. Y en el caso de los estudiantes que han optado por la formación universitaria, la insatisfacción con su formación en este tipo de habilidades escala hasta el 52%.

Y del otro lado, el 69% de los reclutadores de las empresas señalan que los universitarios no están bien formados en este tipo de capacidades.

Hay diferentes habilidades transversales, aunque algunas son de vital importancia para mejorar la competitividad de los equipos de trabajo. Estas son las 7 más relevantes:

 

1. Habilidad para tomar decisiones

En entornos cada vez más cambiantes (y a una velocidad más rápida) es imprescindible saber reaccionar con rapidez. Además, hay que estar preparado para soportar situaciones de estrés con la suficiente cabeza fría como para ponderar qué se debe y qué no se debe hacer.

Además, hay que saber adaptarse a los plazos y responder ante peticiones urgentes delegando a las personas más capacitadas para cada cuestión.

 

2. Estar comprometido

Un trabajador comprometido con la empresa y su trabajo se traducirá en mejores ratios de productividad. Para conseguir el éxito, el nivel de implicación del trabajador es esencial por eso cada vez es más valorable por parte de los reclutadores perfiles que estén dispuestos a comprometerse con la empresa.

 

3. Empatía y buena comunicación

Tanto para los directivos como para el resto de trabajadores, cada vez es más valorable que el perfil profesional sea de buen comunicador y que demuestre empatía. Es decir, que el empleado sea capaz de comunicarse de tú a tú con sus colegas de trabajo y que también pueda llegar a ponerse en su lugar.

Al mejorar el nivel de comunicación, los trabajadores se sienten a su vez más implicados en la compañía y sabrán dar lo mejor de sí apoyándose en el resto. De esta manera, los empleados aplicarán la conocida como inteligencia emocional.

 

4. Creatividad y originalidad

Los perfiles que además de solucionar los problemas lo consiguen hacer de una forma original e innovadora aportan mayor valor a la organización.

Además, con la creatividad y la innovación también se pueden conseguir atraer nuevos clientes y también a otros empleados que puedan aportar su conocimiento: talento llama a talento.

 

5. Flexibilidad

Los perfiles multidisciplinares y que se adapten rápido al cambio son cada vez más necesarios. Por ese motivo, los empleados que aporten flexibilidad a la organización y sean capaz de adaptar sus habilidades a las necesidades de la empresa para abandonar su zona de confort, serán más atractivos para los reclutadores.

 

6. Ser un buen líder (y buena persona)

Los empleadores cada vez buscan perfiles que sepan liderar proyectos y equipos. Y este liderazgo también va ligado al hecho de ser un buen compañero y, en definitiva, ser buena persona.

Este tipo de personas son capaces de sacar lo mejor del resto de compañeros y aportar mucho más al equipo.

 

7. Trabajo en equipo

Y una de las habilidades transversales más importante es el hecho de saber trabajar en equipo. De esta manera, al trabajar de forma abierta y participativa, se fomenta que los grupos multidisciplinares sean cada vez más eficaces.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?