8 cosas que haces mal antes de ir a trabajar

8 cosas que haces mal antes de ir a trabajar

Te levantas, tomas un café y una tostada, te duchas y vas a trabajar. ¿Es esta tu rutina por las mañanas? Te estas perdiendo un montón de beneficios que podrías obtener siguiendo algunos trucos sencillos. Estas son las 8 cosas que haces mal antes de ir a trabajar.

 

No respetas tus ciclos de sueño

Las personas, por naturaleza, somos búhos o alondras. Es decir, tendemos a acostarnos “tarde” y estar alerta a media mañana o tendemos a acostarnos “pronto” y estar alerta temprano por la mañana temprano. Nótese que pongo pronto o tarde entrecomillado, lo que se entiende por pronto o tarde depende de muchos factores, pero biológicamente lo que marca nuestro ritmo de sueño es la salida del sol. Lo ideal es que respetes lo más posible tus ciclos de suelo si tienes la posibilidad.

 

No duermes 8 horas diarias

En el país en el que vivo, España, la falta de sueño es una plaga. La mayoría de los adultos duermen entre 6 y 7 horas al día. El organismo de un adulto “joven” necesita de 8 horas de suelo para dormir. Si tienes menos de 50 años y no duermes 8 horas es normal que te sientas cansado a lo largo del día. El mejor consejo que te puedo dar para conseguirlo es que adelantes tu hora de cenar y dejes de ver la tele por la noche y te vayas a dormir ;)

 

No bebes agua nada más levantarte

El 90% del cerebro es agua. Está comprobado que beber agua en ayunas, entre otros beneficios, ayuda a reactivar el metabolismo después de pasar toda la noche durmiendo. Es un truco muy sencillo con el que conseguirás despertarte más deprisa.

 

No haces ejercicio por las mañanas

Sí, se por experiencia que cuesta un montón levantarse un par de horas antes de ir a trabajar para hacer ejercicio, pero si dispones de poco tiempo y quieres maximizar los beneficios del entrenamiento, la mañana es la mejor hora. En el caso que me interesa a mí, se quema más grasa por la mañana, pero también es mejor para prepararnos para el día que está por llegar, a parte de que es un momento ideal para que nadie nos interrumpa.

 

No desayunas todo lo que deberías

Una alimentación equilibrada incluye un desayuno rico en proteínas, cereales, fruta y lácteos. Se que es muy difícil abandonar la costumbre del café con bollo y empezar a desayunar bien, yo he tardado aproximadamente 3 meses en adaptarme al cambio y adoptar esta rutina. ¿Has probado con los smoothies? A mi me van genial. No invierto demasiado tiempo en desayunar y tomo gran cantidad de los alimentos que necesito.

 

No revisas tus objetivos del día

Un rápido vistazo a lo que tienes que hacer te ayudará a identificar la tarea más importante del día y programará tu cerebro para ejecutar esa tarea lo antes posible. No debe tomarte más de 3 o 4 minutos si has planificado tu día adecuadamente la jornada anterior. Si lo haces, notarás una mejoría espectacular en lo referente a vencer la procrastinación y avanzarás mucho más deprisa.

 

No pasas tiempo con tus seres queridos

Por la mañana todos estamos especialmente sensibles porque tenemos las defensas emocionales más bajas. Pasar algo de tiempo con la gente que te rodea, desayunar con ellos, darles un beso y un abrazo, decirles que les queremos… Son gestos sencillos que no nos roban demasiado tiempo y que ayudarán a mejorar nuestra motivación.

 

No aprendes algo antes de ir a trabajar

Mientras te duchas, mientras estás en el baño, en el coche, en el tren, mientras desayunas… la mañana está llena de momentos en los que puedes aprender cosas nuevas. Aprender nos ayuda a mantener nuestra plasticidad cerebral y sirve como gimnasia mental, a parte de que es divertido. Las formas más evidentes son leyendo algo o escuchando algún podcast, aunque también es divertido ver algún vídeo corto de 5 o 10 minutos en los que nos explican algo. Yo soy fan de Kurzgesagt por ejemplo.

 

¿Es posible hacer todo esto?

Por supuesto. Excepto hacer ejercicio por las mañanas, el resto de consejos solo suponen una pequeña variación de tus hábitos de vida. No te dejes arrastrar por lo que has hecho siempre y esfuerzate un poquito por mejorar. No cuesta prácticamente nada y los beneficios son palpables desde el primer día.

 

¿Tienes algún truco, rutina o ritual que hagas por las mañanas y que te ayude a arrancar el día de la mejor manera posible?  !Compártelo por favor, me encantaría conocerlo!

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu efectividad
10+1 lecciones directamente aplicables para aprovechar mejor tu tiempo.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!