Cómo afrontar los gastos de navidad. Créditos y planificación

Cómo afrontar los gastos de navidad. Créditos y planificación

Como comentaba hace unas semanas, mis últimos artículos sobre créditos rápidos tipo PréstamosOnlineYa han suscitado bastante debate así que, debido a las frecuentes preguntas que estoy recibiendo en mi formulario de contacto, he decidido hablar un poco sobre los préstamos y la navidad.

No es ningún secreto que nuestro presupuesto hogareño en estas fechas se dispara. Incluso para las personas que creen en el minimalismo económico como yo, es prácticamente imposible escapar a muchos de los gastos que generan estas fechas. Aunque no soy amigo de hacer regalos caros, sí que me gusta mucho hacer regalos a la gente que quiero. Siempre queda la cuestión de las comidas de grupo, de las cenas familiares, de los regalos que, aunque en mi familia no son necesariamente caros, son muchos, de la decoración de la casa, de los viajes eventuales… Hay un sinfín de variables que hacen que en estas fechas necesitemos más dinero del habitual.

Con el agravante de que, en el caso de no trabajar por cuenta ajena, disponemos de menos tiempo para cuidar nuestras fuentes de ingresos. Para muchos. es la tormenta perfecta para nuestra economía personal,  muchos gastos y pocos ingresos.

La cuestión de fondo es que hay bastante gente que me comenta que, para el periodo navideño, hacen uso de préstamos para afrontar los regalos de Papa Noel, Reyes y demás.

¿Es bueno recurrir a este tipo de créditos en estas circunstancias?

Bueno, vamos a ver lo que tenemos encima de la mesa para decidir:

  • Al contratar un crédito podrás disponer de cierta cantidad de dinero y podrás devolverlo a plazos. Es decir, puedes dividir tus gastos navideños en mensualidades que, para muchas personas, son más cómodas de afrontar.
  • Puedes aplazar el pago. Empezar a pagar los gastos navideños en febrero o marzo. Para los imprevistos suele parecerme una idea aceptable es recurrir a un crédito. SI se nos rompe la caldera y no tenemos dinero, es mejor arreglarla ahora que esperar hasta que hayamos ahorrado.
  • Tienes que tener claro cuales son los intereses, que van a ser altos. Lo habitual es que por un crédito de 300€ termines pagando de 350€ a 400€. Es decir, a la larga te costará más dinero. Pan para hoy, hambre para mañana. Ya sabes como funciona esto.

 

Es decir, contratar un crédito rápido sirve para sacarnos del apuro momentáneo y darle al problema una patada hacia adelante. Pero claro, si no hacemos nada para remediarlo, en pocos meses nos vamos a encontrar con el mismo problema agravado.

Si ya te ha pillado el toro, puede que sea una opción para que salgas del paso, pero tómatelo como un toque de atención para empezar a mejorar la higiene financiera de tus cuentas. SI no haces algo para remediarlo todo pinta a que irá a peor.

Yo tuve un problema parecido hace algunos años y me lo tomé muy a pecho. A mi me encanta hacer regalos pero esas navidades fueron muy agobiantes para mi. No tenía prácticamente nada de dinero y empezaba a acumular deudas. Desde ese momento, mi enfoque hacia cómo afrontar las navidades cambió. Que va a llegar todos los años es un hecho inexorable para el que debemos estar preparados. Algunos consejos para que no te veas en la misma situación el año que viene:

Haz un presupuesto meses antes de que lleguen las navidades y cíñete a él. Así te acercarás de no gastar nunca más de lo que puedes permitirte. Suena a perogrullada pero lo hace mucha menos gente de la que debiera y puedo asegurarte de que el esfuerzo merece la pena. Poner las cosas por escrito fomenta el compromiso.

Regala tiempo. A mi me encantan los regalos, pero también soy anticapitalista. Por eso suelo pedir como regalo de reyes pasar con las personas que quieren regalarme cosas. Me encanta que me inviten una tarde a merendar, ir a ver un partido de fútbol, que vayamos juntos al teatro… La gran ventaja de este sistema es que puedes disfrutar mucho sin gastar necesariamente mucho dinero y escapando un poco del sistema de consumo.

Regala cosas hechas por ti mismo. Restaura un mueble, prepara un álbum de recortes, pinta un retrato… La gente sabe apreciar el esfuerzo de este tipo de cosas y además estarás haciendo un regalo único, barato y sostenible.

Planifica la navidad desde el día 1 de febrero. No te digo desde el 1 de enero porque se que es un mes bastante difícil. El tema es que sabes que la navidad va a llegar inexorablemente al final del año y no puedes hacer nada para evitarlo. Puedes calcular más o menos cuanto dinero vas a necesitar para disfrutar de las navidades cómodamente, así que es bastante juicioso ahorrar una pequeña cantidad de dinero cada mes y destinarla a los gastos navideños del año.

Compra los regalos de reyes cuanto antes. Aprovéchate de ofertas, usa cupones de descuento, compra en periodos de rebajas. A lo largo del año hay muchas promociones que puedes aprovechar. No te digo que compres la “Muñeca Pelona” para tu hija en septiembre porque seguramente ni ella sabe que es lo que va a pedir a los reyes hasta el día 20 de diciembre, pero no es mala idea que compres un abrigo rebajado en primavera y lo guardes hasta las navidades (o que esperes a las próximas rebajas si puedes hacerlo).

No hagas regalos por encima de tus posibilidades. La calidad de los regalos no se mide por el dinero que cuesten, sino por el atino que has hecho a la hora de elegirlos. Por eso me gustan los regalos, porque son una forma de hacer que las personas se conozcan mejor y nos obliga a pensar los unos en los otros.

 

Mi conclusión es clara. Como todo lo relacionado con los créditos rápidos, está bien si has tenido un año especialmente difícil o has tenido que gastar tus ahorros en algún imprevisto y necesitas liquidez inmediata.

Pero si están empleando este crédito para comprar cosas que normalmente no te puedes permitir o para aplazar el problema sin tratar de alcanzar una solución a medio plazo, deberías pensártelo dos veces. Y no, la solución no es ganar más dinero, la solución es cambiar tu forma de relacionarte con el dinero.

 

¿Trabajas sin parar y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu productividad
10 lecciones probadas para sacar más partido a tu tiempo que he aprendido mientras hacía malabarismos entre un trabajo muy estresante, una intensa vida familiar y un negocio online.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!