Algunas aclaraciones sobre créditos y emprendimiento

Algunas aclaraciones sobre créditos y emprendimiento

Hace unas semanas quise compartir con vosotros mi visión sobre los créditos rápidos y las ventajas e inconvenientes que yo veo a la hora de pedir un crédito para invertir en un negocio.

La verdad es que ha sido un artículo bastante controvertido y creo que es importante que conozcas la opinión de otras personas para que puedas forjarte tu propia visión del asunto. A fín de cuentas, estamos aquí para pensar sobre cuál es la mejor forma de optimizar nuestros recursos y muchas cabezas piensan mejor que una.

El artículo sobre el que hablo es “¿Pedir créditos? Sí, pero con un objetivo

Lo primero que debéis saber es que mi visión del dinero es un poco especial. Para mi el dinero es tiempo, y la idoneidad o no de buscar un crédito en Credy24 y de invertir mi dinero en algo está supeditada a tres factores:

  1. Cuanto tiempo voy a disfrutar de lo que obtenga con mi dinero
  2. ¿De verdad es justo el precio que voy a pagar?
  3. ¿Estoy gastando mi dinero o estoy invirtiendo mi dinero para obtener un beneficio mayor?

Desde este punto de vista un poco peculiar, los créditos juegan un papel extraño en mi economía familiar.

  • Por un lado, a veces tengo que comprar a crédito cosas que no me puedo permitir pagar al contado, como mi casa por ejemplo.
  • Por otra parte, si es posible, prefiero ahorrar meses antes de comprarme algo que pedir un crédito y devolverlo durante meses.
  • Por último, veo los créditos como una herramienta para aprovechar las oportunidades.

Con esta pequeña explicación podrás entender las siguientes respuestas a algunas cuestiones que me habéis planteado.

 

“Cuando compras un producto como una televisión sabes exactamente en qué estás empleando el dinero, pero cuando usas el crédito que has pedido para invertir nadie te da garantías de obtener un retorno de inversión positivo

Eso es cierto, desde luego. Sin embargo, como he explicado antes, para mí comprar una televisión a crédito no es una buena idea. Si no puedes permitirte comprar algo así ahorrando unos meses significa que ese es un producto fuera de tus posibilidades. ¿No puedes ahorrar 6 meses para comprarte la tele pero si vas a poder hacer frente a un crédito que supera el valor de lo que te querías comprar durante 12 meses?

 

“Aunque consideres una inversión muy segura, nadie te da un 100% de probabilidades de que vaya a salir bien”

Por supuesto. Si eso fuera así todo el mundo estaría ganando dinero a espuertas. Pero lo cierto es que si podemos calibrar el riesgo de la inversión podremos saber si merece la pena arriesgarnos o no. Todo es una cuestión de estadística.

Por ejemplo, y esto es algo que hago muy a menudo, si yo se que con una campaña de Adwords obtengo 10€ por cada euro invertido de media y he comprobado este ratio durante 24 meses, de vez en cuando no es descabellado pedir un crédito rápido para aprovechar momentos en los que hay muchos clientes potenciales buscando tu producto. A lo mejor el crédito cuesta 2€ por cada euro pedido, pero eso significa que es probable que tu campaña obtenga un rendimiento de 2€ por euro invertido.

Claro que a veces esta jugada me ha salido horriblemente mal y he perdido dinero, pero nunca pongo todos los huevos en la misma cesta. La magia del marketing online es que puedes medir el ROI de casi todo y no olvidéis que yo me dedico al Growth Hacking ;)

 

“Nunca usaría un crédito para arrancar un negocio porque no tienes garantías de que vaya a funcionar y puedes quedarte en peor situación de la que estabas antes de empezar”

Mi visión del asunto es bastante prudente, así que debes entender lo que digo y como lo digo: debes pedir créditos para iniciar negocios siempre y cuando sepas muy bien dónde te estás metiendo y cuando tus posibilidades de lograr construir una empresa viable sean reales. No te lances a emprender a tontas y a locas.

Si te tiras por un acantilado con la esperanza de que aprenderás a volar antes de llegar al suelo tienes muchas probabilidades de estamparte.

Si pides un crédito e inviertes en una increíble máquina voladora de tu invención y te tiras por el mismo acantilado, lo más probable es que acabes hecho papilla como el caos anterior

Pero si llevas 5 años trabajando en una fábrica de máquinas voladoras, pides un crédito e inviertes en construir una máquina voladora parecida a la que construías en tu trabajo pero con algunas mejoras de tu propia cosecha, es probable que vueles.

 

 

Todas, repito, todas las empresas del mundo usan financiación para funcionar. El capitalismo no es mi sistema preferido pero así funciona el mundo en el que vivimos.

Me encantaría conocer tu opinión sobre el tema de los créditos rápidos, está resultando ser muy enriquecedor y me está haciendo pensar mucho sobre cómo funciona la economía familiar.

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.