Automatizando la gestión de tus clientes

Automatizando la gestión de tus clientes

Muchos de vosotros me habéis escrito felicitándome por el artículo en el que hablada acerca de cómo automatizar la comunicación de nuestro negocio (gracias n_n), y pidiéndome un nuevo artículo de esta serie.

Si eres un lector habitual de este blog, ya sabes que solo me gusta escribir acerca de lo que tengo bien fresco en la cabeza para poder hablar con propiedad. En los últimos meses ha estado lanzando un par de proyectos de growth hacking bastante potentes y me he dado cuenta de que la gestión de los clientes es un problema muy importante para los negocios. No hago más que ver ventas desperdiciadas, oportunidades de negocio perdidas y clientes que dejan de comprar porque no son gestionados de manera adecuada debido al alto volumen que de trabajo que genera un negocio de cierto éxito.

Y ¿cómo puedo hacer todo esto mejor y hacer crecer mi negocio sin gastar más dinero? Es sencillo. Automatizando, deja que sean las herramientas las que te proporcionen toda la información que necesitas y libera tu tiempo para ofrecer un buen servicio y tomar las decisiones adecuadas.

 

Descubriendo los intereses de tus clientes sin preguntarles

Hoy por hoy, creo que el mayor problema que tienen los negocios online que no funcionan es que no conocen cual es su perfil de cliente. Cual es su edad, qué les interesa, cual es su poder de adquisición, que tipo de productos están dispuestos a consumir…

En algunos casos, es posible elaborar este perfil de cliente a partir de las ventas que ya has realizado, pero a no ser que tengas un negocio de mucho éxito, el muestreo suele ser demasiado pequeño para que sea relevante.

¿Cómo lo hago yo cuando arranco un negocio? Lanzo globos sonda. Elaboro varias landings con formularios diferentes ofreciendo lead magnets distintos a los potenciales usuarios. Esto me dice en qué está interesada mi audiencia y me permite tomar mejores decisiones sobre los negocios que gestiono.

 

De todas formas, no tengas reparo en preguntar

Una vez tienes el correo de tus clientes, no tengas miedo en preguntarles qué les interesa. Piensa que un negocio es una relación win-win: tu le estás preguntando a tu cliente potencial qué es lo que quiere para poder ofrecérselo más adelante de la mejor forma posible.

Es una buena idea enviar de vez en cuando emails a tus clientes acerca de sus gustos, invitándoles a entrar en otras landings que ofrezcan otros lead magnets, animándoles a escribirte comentando qué es lo que les gustaría… Si de verdad la gente que tienes en tu lista de correo son personas susceptibles de comprar algún día tus productos, no se molestarán por recibir este tipo de comunicaciones siempre y cuando les compenses por el esfuerzo con información relevante para ellos.

Por supuesto, debes hacer todo esto de forma automática o programando envíos de emails desde alguna herramienta, ya nadie habla con sus clientes uno por uno a no ser que requieran algo muy concreto.

 

Asignando los clientes a listas

Aquí viene el truco. Necesitas una herramienta que te permita automatizar la relación entre formularios y listas con la que puedas trabajar de forma cómoda. Personalmente te recomiendo algo tipo Acumbamail para empezar. Algo que esté bien de precio, que te permita segmentar a tus contactos fácilmente y que te dé suficientes opciones para poder lanzar acciones orientadas a esta segmentación.

Hasta ahora lo único que  hacías es confiar en la suerte e intentar aprender de tu audiencia. Una vez tienes a tus clientes potenciales (o clientes de una sola compra, recurrentes…) repartidos en lista, puedes empezar a hacer crecer de verdad tu negocio mediante acciones automáticas.

 

Descubriendo más sobre tus clientes

Una vez has establecido cierta relación con los clientes, te comunicas con ellos de forma regular y has generado algo de volumen de información sobre ellos, es el momento de aprender más. Espero que hayas estado midiendo los resultados de absolutamente todo lo que hemos hablado antes porque es aquí donde empieza en trabajo de verdad. Si no sabes cómo hacerlo, razón de más para hacerte con una buena herramienta.

Mira los ratios de conversión de tus landings, los ratios de apertura de tus correos. Aprende qué interesa y qué no interesa a tus usuarios. Haz pruebas y ve filtrando lo que funciona y lo que no funciona.

 

Es el momento de vender más

Ya sabes qué es lo que quieren tus clientes. Ya sabes cuando lo quieres. Idealmente, ya sabes cuanto tiempo pasa desde que te conocen hasta que están dispuestos a comprar, qué es lo que les gusta comprar después de haber hacho su primera inversión (Up-selling, cross-selling).

Si lo miras bien, en este artículo he intentado explicar de una forma sencilla cómo elaborar un perfil de tu cliente ideal a partir de los datos que vas recogiendo de tus acciones online y cómo crear lo que se conoce como “el viaje del cliente”. Esto se puede crear, refinar y automatizar a partir de los pasos que hemos dado antes.

 

El conocimiento es la clave sobre la que debes sustentar tu negocio. No sobre tus conocimientos sobre una materia o mercado, sino sobre el conocimiento que tienes de tus clientes.

 

 

 

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?