Calcula la dimensión de un proyecto antes de iniciarlo

Calcula la dimensión de un proyecto antes de iniciarlo

Muchas de las personas que inician un nuevo proyecto, ya sea personal o profesional, fracasan porque no son conscientes de donde se están metiendo. Es posible que no hayan tenido en cuenta algunas de las variables más importantes (dinero que hay que invertir, tiempo de dedicación) o que el proyecto sea realmente más grande de lo que han estimado en un principio.

Sospecho que es lo que les ocurre a muchos emprendedores. Los gastos en los que debe incurrir un emprendedor son mucho mayores de los que cabría esperar a la hora de conceptualizar un proyecto. El tiempo de retorno de inversión normalmente también es mucho mayor porque las empresas no suelen pagar al contado y suelen retrasarse en los pagos. Estos emprendedores no calculan apropiadamente la dimensión del proyecto u lo pasan realmente mal para poder seguir adelante.

Ocurre también con proyectos personales. He conocido a bastante gente, por ejemplo, que querían estudiar una segunda carrera porque tenían tiempo para hacerlo. Cuando estaban en tercer o cuarto curso, han tenido que viajar al extranjero por trabajo, han tenido niños, han tenido, en definitiva, circunstancias previsibles que han hecho que no pudieran continuar con sus estudios. No han calculado correctamente la magnitud de su decisión en el tiempo.

Existe un arquetipo de empresario que me resulta especialmente curioso. Son gente con buenas ideas, dinero para invertir y un carácter fuerte y dinámico. Me ocurre con determinada frecuencia que una persona que encaja con este perfil solicita determinados servicios web y, cuando empiezas a tirar del hilo, compruebas que no saben donde se están metiendo, no han calculado apropiadamente las dimensiones del proyecto que están a punto de emprender porque solo han tenido en cuenta los parámetros inversión-ganancia.

Estos empresarios vienen con peticiones tipo “Quiero una web como Facebook”. Bueno, con el equipo y el tiempo apropiado podemos desarrollar un Facebook para cualquier persona, pero Facebook es una empresa enorme con miles de empleados y sólo una pequeña parte son técnicos. Incluso los técnicos están en plantilla por algo, Facebook necesita evoluciones y mantenimiento. Hay que explicar entonces que existen webs que necesitan de un determinado número de programadores en plantilla, además de otros empleados complementarios para hacer que la empresa funcione. Huelga decir que suelen irse decepcionados, incluso enfadados, pero no conozco a ninguno cuyo proyecto haya triunfado. Se han movido por el impulso pero no han meditado acerca de la dimensión en recursos que requiere el proyecto.

Los proyectos que se llevan a término con éxito son aquellos en los que se ha invertido el tiempo necesario para calcular las variables más importantes que intervienen en el mismo, se ha meditado acerca de los escenarios posibles a lo largo de un periodo de tiempo y tienen objetivos claros, definidos y medibles.

El ejemplo de la carrera que he descrito antes es estupendo para hacer este ejercicio. Tomar una decisión así vá mucho más allá de que este año tengas las tardes libres para poder dedicarte a estudiar. Al tratarse de un objetivo a varios años, hay preguntas mucho más importantes que deberías hacerte: Cuántos años me va a tomar la carrera siendo realistas. Cuánto tiempo puedo dedicar a la semana. Quá va a ocurrir en estos años que varíe el escenario inicial. Cuánto me van a costar anualmente cursar la carrera…

¿Trabajas sin parar y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu productividad
10 lecciones probadas para sacar más partido a tu tiempo que he aprendido mientras hacía malabarismos entre un trabajo muy estresante, una intensa vida familiar y un negocio online.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!