Consejos para ser realista con tus planificaciones diarias

Consejos para ser realista con tus planificaciones diarias

Ahora que ha pasado un mes desde los famosos propósitos de año nuevo podemos hacer balance de cuales van a ser realmente las metas que vamos a ser capaces de alcanzar y cuales no.

Si reflexionamos sobre ello, probablemente nos daremos cuenta de que nos hemos engañado a nosotros mismos en algunas de las afirmaciones que habíamos hecho: voy a hacer ejercicio todos los días, procuraré meditar un ratito todas las tardes después del trabajo, leere por lo menos un libro a la semana, lanzaré un blog y le dedicaré tiempo, no descuidaré mis hobbies.

Haciendo un análisis del tiempo que necesitaría para hacer todo esto, junto con las horas que evidentemente tengo que emplear en comer, dormir, trabajar y las imprescindibles relaciones familiares y personales, me sale que cada día de 2012 tendría que haber tenido unas 27 horas para alcanzar todos mis objetivos.

Así, visto con cierta reflexión, es muy fácil darse cuenta. Sin embargo, este error tendemos a cometerlo todos los días con nuestras planificaciones. A la hora de decidir qué tareas debemos contemplar al día siguiente debemos ser realistas y tener en cuenta unos puntos fundamentales para ser productivos:

  • Ten en cuenta que no todos los días de la semana tenemos el mismo nivel de energía.
  • Se consciente de tu curva de productividad diaria para elaborar tu planificación.
  • Planifica el tiempo que vas a tener que dedicar a la gestión de interrupciones.
  • Debes preveer los imprevistos. Evidentemente no puedes saber que imprevistos vas a tener que resolver antes de que se produzcan, pero si puedes tener presente que es probable que existan imprevistos y asignar un tiempo en tu planificación a resolverlos.
  • No te dejes arrastrar por la vorágine del trabajo. Se estricto con tu metodología de trabajo y adapta las contingencias a tus horarios. Se proactivo y no reactivo.
  • Si aun así no llegas a cumplir con tus tareas, aplica la técnica de los 5 por qué y averigua el motivo.

 

Si no somos realistas con nuestra planificación diaria y tenemos en cuenta estos puntos, nunca seremos capaces de cumplir con nuestros objetivos. Esto hara que demos por imposible la planificación como sistema fundámental de productividad personal y continuemos con las malas prácticas que hacen que quedemos sepultados por el trabajo del día a día .

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu efectividad
10+1 lecciones directamente aplicables para aprovechar mejor tu tiempo.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

  • Opino que lo primero que se debe hacer es dividir el trabajo correctamente en tareas tal y como explico en este post. http://danielgrifol.es/articulo/dividiendo-el-trabajo-en-tareas
    Parece una tontería pero creo que es lo más difícil de hacer y, si se hace bien, facilita mucho la planificación.

    Para hacer una buena planificación es muy importante también que todos los días, al final de la jornada, marcarques que tareas debes tener terminadas el día siguiente, si perder nunca el foco del objetivo semanal/mensual.

    Por ejemplo, si yo esta semana tengo que tener pintada una casa, divido el trabajo en tareas (pintar habitación, pintar cocina, pintar cuarto de baño) e incluso subtareas (dar la primera mano de pintura a la habitación, dar la segunda mano de pintura a la habitación..). Conociendo las tareas, hago una planificación de la semana a grandes rasgos repartiendo las tareas más importantes por días. (Lunes cubrir muebles, martes y miércoles primera mano de pintura a toda la casa, jueves segunda mano) Al final de cada día, reviso el estado de las tareas y planifico más minuciosamente el día siguiente (El martes he dado la primera mano a la habitación y la cocina, así que planifico para el miércoles dar la primera mano al baño y al pasillo)

    Espero haber podido ayudarte Ernesto.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!