Cuidado con tu rastro digital

Cuidado con tu rastro digital

Con la entrada de la nueva ley de protección de datos (GDPR, seguro que os suena porque te han frito con emails de esto durante los últimos meses) he estado profundizando mucho en el tema de nuestra privacidad en el trabajo. Más concretamente, he sido consciente de la cantidad de información que almacenan las empresas sobre nosotros. Ni siquiera yo, que me dedico al marketing digital, era consciente de la cantidad de información personal que estaba atesorando.

Por ejemplo, si manejas un ordenador de una empresa, el clásico ordenador de oficina, es bien fácil saber no solo qué páginas visitas sino cuanto tiempo has estado en cada página, que aplicaciones has tenido abiertas, que aplicaciones tienes en primer y segundo plazo, qué busquedas has hecho en google, qué ficheros has descargado… Si la empresa tiene un equipo de IT competente y son un poco cabroncetes, es muy fácil que te saquen los colores si se lo proponen.

Y luego está internet, que verdaderamente es un mundo por el que todos transitamos si conocer apenas nada de lo que nos rodea. Yo, como administrador de varios sitios web, puedo sin gran dificultad conocer la edad, el sexo, la nacionalidad de la gente que visita mi web. Y con un poco de esfuerzo puedo averiguar cosas verdaderamente asombrosas como amistades, gustos y otros datos personales. Todo esto simplemente siguiendo el rastro que todos dejamos en internet sin darnos cuenta.

Por no hablar de la información que proporciona nuestro smartphone. ¿Nuestro movil escucha lo que decimos? Pues si no tenemos cuidado, lo escucha. Y aunque tengamos cuidado, queda registrado donde vamos, en qué locales entramos, con quien estamos… ¿No os ha pasado alguna vez que os aparecen anuncios en el movil o el navegador de cosas en las que estáis interesados como por arte de magia? Cualquiera puede mostrar un anuncio sobre pañales a una persona que ha buscado información sobre embarazos hace unos meses y que tiene entre 20 y 40 años.

Si tienes sobre la información que está disponible sobre cada uno de nosotros para el que sepa utilizarla adecuadamente, pensad en cómo investiga la policía. Seguro que habéis visto en los informativos investigaciones que se han resuelto porque los datos del smartphone de la victima de un crimen indicaba que había estado con determinada persona a determinada hora y se había subido en un coche.

Para mí, el máximo exponente, la obra de arte de la utilización de datos de usuarios para obtener un beneficio en internet es la campaña prensidencial de Donald Trump, en la que Cambridge Analytics utilizó juegos de Facebook para elaborar perfiles psicológicos de los votantes potenciales de Trump en los estados más disputados y así poder elaborar una segmentación de personas a las que bombardear con noticias falsas y sesgadas. Es una práctica abominable, éticamente reprobable y legalmente oscura, pero como trabajo científico es excelente.

Paradójicamente, aunque GDPR pretende ser un marco legal que proteje al usuario, en realidad no nos protege de todo esto. Lo que hace es obligar a las empresas a que demos nuestro consentimiento para que puedan hacer uso de estos datos para investigar, llegado el caso, contactar con nosotros. Y aceptamos estas políticas sin pensar demasiado en lo que hacen con nuestros datos. Quién se va a leer esos larguísimos e intrincados textos legales. Aunque la normativa dice que los textos deben de ser fácilmente comprensibles por parte del usuario, no deja de ser un tema sujeto a interpretación.

Debo decir que personalmente no me molesta demasiado que terceros utilicen mi información para estudios de mercado o acciones de marketing. Tengo cuidado de no proporcionar datos que pueden resultar embarazosos. Es importante mantenerte alerta y saber qué es un engaño. Del mismo modo que no te dejas engañar por un trilero, no proporciones datos sensibles a una web en la que no confias totalmente. Siempre que no me molesten con correos no deseados o spam telefónico claro.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?