Curva de productividad diaria

Curva de productividad diaria

Todos notamos que no trabajamos igual dependiendo de la hora del día. Esto es debido a que nuestro nivel de energia sufre altibajos a lo largo de la jornada laboral. Conocer cuales son nuestros periodos de mayor o menor actividad y cuales son las tareas apropiadas para cada uno de esos periodos nos ayudaran a sacar el trabajo adelante de una forma más óptima y ordenada, aumentando significativamente nuestra productividad personal.

En el siguiente gráfico ilustro cual es la curva de productividad de una jornada laboral normal de 8 horas en la oficina.

Curva de productividad diaria

Como vemos, nuestra el flujo de actividad diaria sufre altibajos, principalmente relacionados con los descansos.

1.- Hora de entrada a la oficina

Técnicamente nuestro cerebro esta descansado y listo para acometer cualquier tipo de tarea aunque la realidad nos impone que debemos hacer algunas cosas antes de acometer las tareas realmente productivas.
A lo largo de esta hora vamos introduciendonos poco a poco en la vorágine de la jornada diaria. Es un buen momento para ejecutar tareas rápidas que nos podrían distraer más adelante.
Yo aprovecho para contestar emails, hacer algunas llamadas, leer información importante para mi trabajo de ese día y mantener reuniones de coordinación con mis compañeros.

 

2.- Periodo de máxima productividad

Durante estas dos horas es cuando vamos a sacar adelante nuestro trabajo de verdad. Estamos concentrados y con el cerebro descansado. Aprovecha esta hora del día para hacer las tareas que requieran más concentración y esfuerzo individual. Como dicen algunos, trágate el sapo.

La experiencia me dice que, aunque trabajemos 8 horas con gran dedicación, es realmente durante estas dos horas cuando podremos Trabajar con mayusculas. No dejes que nada te distraiga. Tus compañeros y superiores deben de ser conscientes de que si te interrumpen durante este periodo de actividad, estarán lastrando tu trabajo. Es recomendable vivir en una cultura de equipo en la que la dinámica de trabajo te permita estas dos horas de “aislamiento”.

Yo, como programador, aprovecho estas dos horas para programar los códigos más difíciles o elaborar los informes de consultoría que necesitan más concentración.

 

3.- Curva descendente de la mañana

Hemos aprovechado al máximo nuestra enegía y a partir de aqui empezaremos a sentirnos cada vez más cansados hasta la hora de comer, aunque todavía tenemos el cerebro a óptimo funcionamiento. Aprovecha la primera hora de este periodo para hacer tareas importantes pero que requieran menos concentración. La segunda hora es estupenda para hacer “tareas de grupo”

Personalmente me gusta aprovechar la primera hora para hacer pequeños desarrollos rápidos (de no más de media hora), solucionar problemas o apoyar a otros departamentos en labores técnicas.

La segunda hora es genial para mantener reuniones de trabajo con los compañeros. Es una hora en la que seremos capaces de tener buenas ideas y escuchar a los demás. Aqui encajan perfectamente las reuniones de diseño, las reuniones técnicas, las reuniones de captura de requisitos o los brainstormings.

 

4.- Hora de comer

En la cultura española, normalmente nos obligan a hacer una pausa de una hora para comer. No estoy de acuerdo con esta pausa, pero como nos viene impuesta debemos aprovecharla para descansar. No hables de trabajo. No pienses en el trabajo. Simplemente descansa y carga pilas. Si encima tienes la oportunidad de echar una pequeña cabezada de 10 minutos, mejor que mejor.

 

5.- Vuelta al trabajo

El periodo despues de la hora de comer es quizas la hora de productividad más variable. Dependiendo del día o de lo que hayamos comido nos sentiremos con más energía o menos, incluso somnolientos. Recupera la concentración en este periodo ejecutando tareas con una exigencia cada vez mayor.

Yo suelo comenzar la tarde respondiendo emails o apoyando a otros departamentos, despues empiezo a hacer pequeños desarrollos rápidos e intento apagar todos los fuegos posibles antes de aprovechar el segundo periodo de máxima productividad del día.

 

6.- Segundo periodo de máxima productividad

Por la tarde, en las oficinas, suele haber un periodo en el que todos los problemas acuciantes del día han sido resueltos y aun no estamos demasiado cansados como para no poder hacer nada util. Aprovecha este periodo de actividad y el silencio que suele haber para sacar adelate tareas de alta intensidad.

A mi me gusta acometer desarrollos dificiles que se que no me llevaran más de una hora o dejar encauzadas tareas que se que puedo abandonar y retomar el hilo al día siguiente.

 

7.- Ultima hora de la tarde

Si de verdad hemos sido productivos y hemos trabajado duro, empezaremos a sentirnos cada vez mas cansados hasta que llegue la hora de irnos a casa. Aunque todavia pueda durarnos la concentración alcanzada en la hora anterior, no debemos engañarnos. No estamos frescos y si intentamos perdurar en la ejecución de una tarea de alta intensidad veremos que avanzamos mucho más lentamente y los errores se multiplicarán.

Aprovecha esta hora para comentar problemas con los compañeros, pedir consejo, hacer las ultimas llamadas y redactar los ultimos mails y, sobre todo, recuerda siempre dedicar un mínimo de 15 minutos a planificar el día siguiente.

 

Si de verdad hemos aprovechado a tope el día sentiremos que hemos sacado adelante el trabajo y sabremos perfectamente que somos capaces de abarcar al día siguiente. Al aprovechar totalmente nuestra energía productiva, no tiene sentido permanecer más horas en la oficina: hemos puesto encima de la mesa todo lo que nuestro cerebro es capaz de ofrecer y nuestra capacidad productiva es residual a partir de este momento. Cualquier tarea que acometamos despues de este momento requerirá más tiempo del que nos tomaría en cualquier otro momento y tendrá más errores.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?