¿Desconectas en vacaciones?

¿Desconectas en vacaciones?

Voy a entonar un mea culpa y compartir con vosotros lo que me ocurrió en mis últimas vacaciones.

Mi intención en los días libres que he tenido este verano era, como suele ser costumbre, desconectar completamente del trabajo y dedicarme única y exclusivamente a temas personales y familiares.

Soy un gran defensor de la necesidad de separar la vida laboral y la profesional, por eso estoy tan sorprendido de lo que ha ocurrido.

Yo trabajo con ordenadores. Mis aficiones principales son escribir, programar y los videojuegos, que curiosamente coinciden con lo que hago en mi trabajo. Vamos, que me he pasado medio agosto pegado a la pantalla del ordenador por gusto.

Aunque no he hecho nada relacionado con el trabajo, he estado realizando una actividad muy similar a la que hago habitualmente. Incluso he mantenido mis horarios para optimizar mejor el tiempo.

La conclusión es que técnicamente he descansado, pero en la práctica he seguido trabajando. Asunto peligroso para mantener mi salud mental y el amor por lo que hago.

Por suerte, aún tengo algunos días libres pendientes hasta final de año. En mis próximas vacaciones no volveré a cometer el mismo error. Desde luego buscaré tiempo para dedicarle a mis aficiones, pero me centraré en aquellas que implican pasar tiempo al aire libre o potenciar otras habilidades no relacionadas con el mundo de internet como pintar o jugar a juegos de mesa con mis amigos.

Desconectar en las vacaciones no significa sólo no ir a trabajar, sino que hay que dejar descansar el cerebro de las tareas con las que lo sobrecargamos normalmente y romper con la rutina.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!