El efecto Dunning-Kruger: la osadía de la ignorancia

El efecto Dunning-Kruger: la osadía de la ignorancia

A lo largo de mi carrera como gestor de equipos, he realizado un montón de entrevistas de trabajo y he colaborado con un gran número de profesionales. Algunos eran excelentes, otros menos buenos… Pero hay un perfil que siempre me ha hecho mucha gracia: el ignorante osado.

Es ese profesional que es realmente malo pero que él cree que es muy bueno. De hecho, cree que es mejor que los demás. Y cómo cree que es tan bueno, se permite la licencia de dar consejos a los demás, menospreciar el trabajo de otros y decir cosas sin demasiado sentido en las reuniones. Esto ocurre precisamente porque no saben de que están hablando.

Leyendo hace unos días descubrí que esta teoría de “la osadía de la ignorancia” en realidad se llama “Efecto Dunning-Kruger”, y se basa en un estudio realizado en los años noventa por la universidad de Cornell.

Básicamente, viene a demostrar lo que yo siempre he intuido como manager:

Los incompetentes tienden a creer que son mejores de lo que son.

¿Cómo van a creer que no son bueno si no saben realmente lo que significa ser bueno? Es lógico.

Los incompetentes no reconocen la habilidad de otros.

¿Cómo van a saber si alguien es bueno o no si no saben que significa exactamente ser bueno? ¿Cómo van a diferenciar a alguien competente de alguien que no lo es?

Los incompetentes son incapaces de reconocer su extrema insuficiencia.

Si ellos mismos creen que ejercen su labor de forma óptima no pueden darse cuenta de que existen mejores formas de hacer el trabajo. Esto es probablemente lo más peligroso. Es uno de los motivos que tienen a sobredimensionar los equipos de trabajo: la propia incapacidad para reconocer que haciendo mejor las cosas se puede llegar a ser más productivo.

Afortunadamente, los señores Dunning y Kruger nos abren una ventana a la esperanza:

Si pueden ser entrenados para mejorar sustancialmente su propio nivel de habilidad, estos individuos pueden reconocer y aceptar su falta de habilidades previa.

Me ha hecho mucha gracia comprobar que este efecto no es una percepción personal. Sospecho que muchos de vosotros os habréis topado con experiencias similares ¿verdad?

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 3 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

  • Sí. Y por desgracia Daniel, no solo viendo a otros. Creo que uno de los principales problemas para cambiar, es no ser consciente de que el cambio es necesario. Me ha pasado en ocasiones que creía que merecía algo y que el mundo estaba confabulado en mi contra.
    Lo único que pasaba es que ignoraba todo lo que hacía que mi nivel no fuera el necesario.
    Por eso creo fundamental centrarme ,siempre que algo salga mal, en lo que yo puedo hacer mejor. Así es más fácil conseguir vencer el efecto de la ignorancia, del que yo creo es difícil librarse del todo.

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?