¿El minimalismo está reñido con la productividad?

¿El minimalismo está reñido con la productividad?

Hace unos días nuestro amigo Alberto de La Tribuna de Ávalon lanzó una reflexión en el artículo “A Vuelapluma” que abrió un interesante debate en twitter en el que Alberto, Omar Carreño de Análisis Realista y yo hemos tratado en profundidad el tema de la relación entre productividad y minimalismo.

Concretamente, la frase que ha sido objeto de discusión ha sido la siguiente:

Si necesitas implementar técnicas de productividad, es que incumples las reglas principales del minimalismo. 

 

Alberto defiende en su artículo “Debate productividad versus minimalismo”  la postura de que un auténtico minimalista nunca debe llegar a tener una agenda tan apretada como para necesitar de estrategias para gestionar su tiempo. Si tienes tantas cosas que hacer que necesitas ser más eficiente eso significa que tu minimalismo hace aguas por algún sitio. La visión de Alberto es radical y provocadora y tiene parte de razón porque mucha gente que cree que necesita ser más productiva en realidad lo que necesita es desprenderse de tareas inútiles y abrazar una filosofía más minimalista.

Pero ¿qué ocurre cuando, aún desprendiéndote de todas las tareas secundarias, necesitas aplicar técnicas de productividad?

La cuestión es que tanto Omar como yo consideramos que hay mucha gente que pueden ser minimalistas y aplican técnicas de productividad personal. De hecho, tal y como expliqué en mi artículo “¿Por qué productividad personal y minimalismo parecen estar tan unidos?”, una correcta aplicación de las técnicas de productividad personal más populares nos conducen de forma inexorable a un cierto minimalismo como forma de vida.

La visión de Omar expuesta en su artículo “La interrelación entre productividad y minimalismo” defiende que, por un lado, el minimalismo nos ayuda a desprendernos de lastre y a quedarnos solo con las tareas importantes, mientras que la productividad nos ayuda a enfocarnos en la realización de las tareas que deben ser realizadas. Debo decir que es una opinión que comparto absolutamente.

¿Cual es mi visión particular sobre este tema? Para mi la aplicación de técnicas de productividad personal al ámbito de mi vida privada es una forma de alcanzar algunos objetivos vitales que no podría perseguir de otra forma.  Principalmente, me ayuda a ejecutar de forma eficiente tareas que me ayudan a sentirme realizado como ser humano. No es nada complicado de entender. Aún siendo minimalista (cada vez tengo más claro que en realidad lo soy), la productividad me ayuda a pasar más tiempo cuidando de mi familia y a pasar más tiempo conmigo mismo.

¿En realidad necesito aplicar técnicas de productividad personal a mi vida privada?

Pues sinceramente, podría no hacerlo. Mi filosofía de vida ha llegado a un punto en el que solo tengo en cuenta determinadas cosas importantes e ignoro el resto por sistema. Es importante recalar que he llegado hasta este punto gracias al aprendizaje, aplicación y reflexión sobre cómo mejorar mi productividad personal.

Pero decido hacerlo. Y lo hago no para hacer cada vez más cosas, lo hago para poder centrarme en lo realmente importante de la vida. Aplico técnicas de productividad personal para poder ser más feliz y llevar una vida más sana.

Quiero dar las gracias a Omar y a Alberto por este interesante debate. Me habéis enseñado mucho y me habéis ayudado a reflexionar sobre un aspecto de mí mismo en el que no había reparado.

 

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu efectividad
10+1 lecciones directamente aplicables para aprovechar mejor tu tiempo.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Ya hay 1 comentario en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!