El reloj y la tarea

El reloj y la tarea

Cuando hablo con gente que quiere aprender productividad personal, siempre tengo la sensación de que, a priori, su enfoque es más de coaching y de motivación que científico, cosa que no me sorprende demasiado. Por supuesto, mediante técnicas como el mindfulness o el time boxing, contando sólo con un poco de silencio y quizás un par de relojes, podemos conseguir aprovechar mejor nuestro tiempo, pero quedarse ahí es como ponerle un motor muy potente a un coche sin volante.

Y es que es difícil en un primer contacto transmitir el enfoque científico, analítico y metodológico que subyace en realidad en la base de todo esto. SI yo comienzo una charla de productividad con “tienes que analizar lo que haces” la gente saldría por la puerta en 2 minutos. De ahí que tengamos que recurrir a ganchos como “alcanza tus objetivos”, “logra llevar la vida que deseas” y cosas que suenan más metafísicas.

Pero, hablando claro, productividad personal está basada en dos factores, la “Efectividad” y la “Optimización del tiempo”.

La “Efectividad” puede resultar algo difícil de entender pero fundamental. En realidad, es donde falla casi todo el mundo cuando está empezando a aprender. Efectividad es la propiedad que tienen una acción para acercarnos a un objetivo prefijado. Es decir, si nuestro objetivo es “estudiar para un examen” y nos ponemos una tarea para “ordenar nuestra mesa”, puede que no resulte una tarea completamente inútil, pero será una tarea poco efectiva. Una tarea realmente efectiva sería “Leer tema 1 subrayando lo importante”.

Al ser uno de los pilares (para mí el pilar principal) de la productividad personal, de este tema hablo largo y tendido en otros artículos de este blog. Es imprescindible aprender a fijarse objetivos y saber cómo crear tareas y subtareas destinadas a conseguir este objetivo. Es fácil hacerlo mal y engañarnos a nosotros mismos.

Por otro lado tenemos la “Optimización del tiempo”. Esta parte es la más intuitiva y es lo que busca la mayor parte de la gente cuando se acerca al mundo de la productividad personal. Optimización del tiempo significa completar el mayor número de hitos “efectivos” para acercarnos a un objetivo en el menor tiempo posible.

Esta parte es más dinámica porque sus resultados se ven enseguida. Basta con leer un artículo sobre la técnica Pomodoro y aplicarla para empezar a percibir que nuestro rendimiento mejora de forma palpable.

Así explicado suena sencillo ¿verdad? De este modo, podemos definir la productividad personal como un conjunto de técnicas que nos permiten hacer el mayor número de cosas útiles en el menor tiempo posible.

Como todo, desarrollar estas técnicas requiere comprensión, estudio y, sobre todo, mucha mucha práctica. Pero bueno, para eso me tienes aquí ;)

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?