El fango legal de tener una pequeña empresa en España

El fango legal de tener una pequeña empresa en España

Me alegra mucho comprobar lo mucho que os han gustado el post sobre cómo automatizar la comunicación de tu negocio. Me han llegado muchas consultas de lectores que tienen problemas a la hora de hacer malabarismos con todas las cosas que implica tener tu propia empresa. Ya sería duro de por sí si solo se tratara de hacer tu trabajo de la mejor manera posible, pero la realidad es que si no sabes gestionarte, lo mas probable es que dediques menos tiempo a “trabajar” que al resto de tareas que rodena la gestión de un negocio.

Una empresa necesita clientes, necesita servicios, infraestructura… es inevitable. Estas son cosas estrechamente vinculadas a la actividad de un negocio. Siempre podemos delegar o automatizar (con explicaré proximamente), pero son cuestiones que surjen de forma natural al tener un negocio. Lo que me molesta de verdad es la burocracia estatal.

Los problemas para constituir y administrar los asuntos legales y fiscales de tu empresa en España son una auténtica mierda. Lo digo sin paños calientes, una mierda como un piano. Por el mero hecho de querer iniciar una actividad económica, tienes que hacer varios viajes al registro y pagar unas tasas, como mínimo. Y luego viene lo peor. si constituyes una sociedad necesitas un cierto capital inicial (no pequeño) o si te haces autónomo tienes pagar religiosamente todos los meses una cantidad muy considerable para alguien que está iniciando un negocio. Sin mencionar todo el rollo burocrático que conlleva esto cada mes, cada trimestre y cada año.

Me quejo un montón porque, si yo hubiera tenido más dinero o más pelotas hace 15 años, seguramente hubiera intentado arrancar mi propia empresa mucho antes. Pero claro, yo era un chaval con pocos conocimientos del mundo empresarial y ningún respaldo financiero. Si yo hubiera querido arrancar mi negocio, mis cálculos decían solo por el mero hecho de existir y sobrevivir los 6 primeros meses, el tiempo mínimo que iba a pasar hasta que entregara y cobrara mi primer proyecto, necesitaba pagar aproximadamente unos 350 € mensuales. 2100€ solo para poder trabajar en mi primer proyecto. Menos mal que no me lancé, porque resultó que al final el que se hizo cargo tardó más de un año en entregar y más de año y medio en cobrar, abogados mediante. Me hubiera muerto de hambre.

Como tenía la suerte de tener una profesión demandada, ningún ahorro y me asustaba mucho meterme en este berenjenal, así que mi primer negocio tuvo que esperar unos años y lo monté como algo para entretenerme gracias a que tenía algunos ahorros y mi sueño de siempre no es tener una moto o un ordenador muy potente, es tener una empresa. De hecho, debido a la carga fiscal, mi primer negocio empieza a ser medianamente rentable ahora.

Sin duda, tienes que contratar una asesoría y quitarte toda esta basura de encima. En serio, si intentas llevar estos asuntos tu mismo lo único que vas a conseguir es llevarte disgustos y perder el tiempo. Pero ten cuidado, no vale cualquiera. En mi caso, me costó bastante encontrar una asesoría de empresas de alta calidad en Madrid. Hay cierta culturilla empresarial en mi familia, incluso yo mismo trabajé en una asesoría hace muchísimos años, y todas las asesorías que me recomendaban eran o muy caras o de dudosa reputación.

También es verdad que estamos hablando de unos años donde emprender no era tan frecuente, justo antes del boom del trabajo por cuenta propia propiciado por la crisis. En ese momento estaba empezando la transición entre lo tradicional y lo digital y nadie tenía las cosas muy claras. Por ejemplo, nadie supo nunca decirme muy bien cual era la actividad que realizaba un programador.

Por fortuna, todo eso ha cambiado. La crisis financiera en España hizo que creciera muchísimo el ecosistema de pequeñas empresas y, como es lógico, que nacieran al calor de este boom servicios especializados para este perfil de cliente. Y los problemas cambian. Porque muchos de estos microempresarios empiezan a tener éxito, y el asesoramiento legal y laboral que necesita una autónomo no tiene nada que ver con el que necesita una empresa de 10 o 20 trabajadores. O de 100. Yo ya he trabajado en varias startups que lo han pasado bastante mal con este tema. Todo es relativamente sencillo cuando sois 3 socios trabajando mano a mano, pero cuando la empresa tiene 80 trabajadores en 2 años no vale con que tu primo el abogado te lleve los papeles, necesitas empresas tipo Gestium que sepan de que va la película.

Yo no se si algún día me meteré en serio con el tema de fundar mi empresa, ahora mismo estoy más en adentrarme en una profesión maravillosa como es el Growth Hacking y ver qué pasa cuando madure el mercado para una profesión en la que somos muy poquitos ahora mismo. Lo que tengo claro es que, si me implico a tope en mi negocio, intentaré dedicar el mayor tiempo posible a lo que mejor sé hacer, que es hacer crecer un negocio digital, y dejaré el resto de asuntos a especialistas. Así todos seremos más felices y ganaremos más dinero ;)

 

 

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?