Gamificación para empresas

Gamificación para empresas

Supongo que no es la primera vez que hablo de gamificación. La verdad es que he revisado mis entradas antiguas y me extraña haber hablado tan poco de este tema. Lo digo porque he sido diseñador de videojuegos y me he dedicado al marketing y a la formación, probablemente los sectores más inundados por esta técnica que no es tan novedosa como puede parecer pero que ha empezado a estudiarse y sistematizarse de forma más popular en los últimos 10 años. Si hay un tema del que puedo hablar con conocimiento de causa es este.

Puedo decir sin miedo a equivocarme que la gamificación es la técnica de moda para hacer que la gente se enganche a algo. Es lo que llamamos en “engagement” en el mundillo.

Si piensas que el éxito de la gamificación viene dado porque ayuda a que te lo pases bien haciendo algo que en un principio es aburrido, yo diría que vas mal encaminado, aunque esto sea un efecto secundario que tiene su propio potencial que no debemos desdeñar. Pero no, la gracia de la gamificación es que dispara algunos de nuestros resortes mentales sin que nos demos cuenta. La gamificación accede a nuestro cerebro primitivo utilizando mecánicas de juego. Ese es el motivo por el que funciona tan bien. Porque ataca la parte de nuestro inconsciente que es más vulnerable. Y lo hace de forma que puede resultar beneficiosa para nosotros mismos.

Detrás de cada una de las técnicas de gamificación que puedes leer por ahí verás que alude a nuestra deseo de destacar, a nuestro afán competitivo, a la ansiedad que a algunos seres humanos les crea el haber comenzado algo y no terminarlo, el sentido del coleccionismo, el afán exploratorio, a la necesidad de cuidar al prójimo… Es decir, a sentimientos inherentes a la naturaleza humana que están presentes en nosotros mismos desde el momento que nacemos. ¿O conoces a algún niño que no sepa jugar? Existe una buena lista de trucos que usan los juegos para engancharnos. Seguramente publique un artículo en los próximos días con muchos ejemplos, hace meses que la tengo en el tintero ;)

De momento, puedes leer este post con algunos ejemplos de gamificación.

La reflexión que quería hacer es que, una vez esta herramienta tan poderosa fue analizada y estudiada por los diseñadores de videojuegos, no podía quedar relegada a la industria de los videojuegos. La cuestión es que las empresas empiezan a descubrir la gamificación como uno de los métodos más eficaces para llegar a sus clientes. Precisamente por lo que comentamos, la gran mayoría de grandes empresas están empleando la gamificación de un modo u otro para mejorar su cuenta de resultados. Y como lo están haciendo las grandes, las pequeñas y medianas empresas empiezan a copiar sus trucos.

Desde mi punto de vista, la gamificación hoy en día debe ser algo así como era la publicidad hace 100 años. Un siglo atrás nuestros abuelos no estaban acostumbrados a los estímulos publicitarios que ahora mismo nos inundan. Cosas que hoy en día son muy poco efectivas en publicidad porque se ve a la legua que es lo que pretenden (hola anuncios de detergente, es hora de evolucionar), seguramente hace 40, 50, 100 años apelaban a los instintos más primarios del ser humano. Tu ahora ya sabes cuando ves un anuncio más o menos lo que vas a ver, estás cansado de ver publicidad en todas partes, pero hace tiempo las campañas de publicidad solían tener un impacto más profundo en las personas porque estaban mejor protegidas frente al estímulo.

A diferencia de lo que ocurre con la publicidad, la cantidad de personas que están familiarizadas con las mecánicas de gamificación es todavía pequeña, por lo que resulta ser una técnica muy efectiva para apelar al cerebro primitivo de nuestra audiencia que es el que, no nos equivoquemos, realmente controla nuestros actos.

Es tan efectiva que muchas corporaciones tienen ya desarrollados auténticos programas completos de gamificación para empresas como área estratégica para aumentar ventas. No se trata solo poner unas estrellitas y unas medallas, se trata de intercalar estas técnicas de gamificación que comentaba con sus estrategias comerciales para vender más. Lo más evidente es utilizar este tipo de técnicas para hacer up sellings y cross sellings, pero hay gente que sabe como utilizarlo directamente en negociaciones de primera venta.

No hace falta ser una megacorporación para aplicar la gamificación a tu negocio. Yo soy un don nadie y la utilizo todos los días para mejorar los resultados de los funnels de conversión de mis negocios online.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?