Implantación de una herramienta para la gestión de proyectos: necesitas un buen project manager

Implantación de una herramienta para la gestión de proyectos: necesitas un buen project manager

En las últimas semanas, he hablado sobre mi experiencia en la implantación de herramientas de project management en las empresas. He ido hablando siempre desde un aspecto teórico, aludiendo a la cultura empresarial y dando por sentado que tanto los project manager como sus compañeros que se dedican a otras tareas son profesionales válidos y capaces de aprender.

Pero todos sabemos que esto no es siempre verdad. En todos los cestos hay una manzana podrida. No suele ser un problema porque la influencia que una sola persona es capaz de ejercer sobre un grupo es inversamente proporcional a la cantidad de gente en ese grupo. A poco que tengamos un equipo de 4 o 5 personas, una persona incapaz o desmotivada es un lastre, pero puede no resultar crítica para la consecución del objetivo.

Pero todos sabemos que esto tampoco es verdad. Hoy estoy un poco mentiroso. Sí que hay una persona cuya labor es crítica para que un proyecto de implantación de herramientas de gestión sea un éxito: el project manager.

Y es que la herramienta puede ser maravillosa, el equipo puede haberse acoplado fenomenal a ella y puede que estén muy motivados para cambiar la cultura empresarial. Pero un grupo de profesionales fantásticos mal dirigidos es inútil. Es como una orquesta con los mejores músicos del mundo pero a la que no se le han dado las partituras en el orden correcto y sin director.

Y es que el project manager es una figura por lo menos igual de importante que cualquier otro de los integrantes del equipo. Parece que su trabajo no es a priori productivo porque es intangible, pero su labor como catalizador es crítica para la reducción de costes, por no hablar de temas de recursos humanos como la satisfacción de los integrantes del grupo o el sentimiento de pertenencia a un colectivo.

Ya lo comentaba en otro artículo. Puede que el entrenador de un equipo de fútbol no cobre tanto como algunos de sus jugadores, pero un equipo de fútbol sin entrenador nunca podra jugar bien. Y es triste comprobar que no siempre los project manager son profesionales de primer nivel.

¿Qué ocurrirá una vez se haya comprobado que el proyecto ha sido un desastre, a pesar del esfuerzo que se ha hecho por aplicar nuevas técnicas de gestión? Pues que la implantación en sí correrá peligro. Tu equipo ha intentado funcionar mejor con gran esfuerzo y aún así el proyecto ha fracasado. ¿por qué volver a intentarlo? Mejor volver a como estábamos antes, por lo menos no teníamos que hacer un esfuerzo extra.

No hay que caer en el desánimo, pero probablemente este sentimiento ronde por las cabezas de muchas personas.

Como dice mi abuela, se puede hacer un cocido con cualquier cosa, pero si los garbanzos son malos, seguro que el cocido estará malo. No importa que tu plan sea fantástico y tu equipo unos profesionales maravillosos, si no cuentas con un buen project manager será mejor que te olvides de tener éxito en tu proyecto de implantación.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?