La justicia como base de la motivación en el trabajo

La justicia como base de la motivación en el trabajo

Tsun Zu expone en su Arte de la Guerra la necesidad de un sistema claro de recompensas y castigos no solo para mantener la lealtad y la disciplina de tus tropas, sino también para mantener lo que el llama el ánimo, que no es más que lo que últimamente venimos llamando motivación.

¿Que significa esto? Significa que la justicia en el trabajo es algo fundamental, es algo intrínseco a la naturaleza humana.

Por ejemplo, si yo hago desayunos de 45 minutos en la cafetería mientras mis compañeros trabajan y se nos castiga a todos por no sacar el trabajo adelante, mis compañeros sentirán que no se ha sido justo con ellos.

El ejemplo anterior es muy claro, pero últimamente he meditado sobre ejemplos menos claros pero igual de indignantes que me han comentado algunos amigos en conversaciones distendidas.

Uno de ellos trabaja más allá del deber, unas 45 horas semanales, porque su jefe de proyecto dice que es momento de “poner la carne en el asador” para sacar adelante el trabajo. Necesitaba un mañana libre para hacer unas gestiones y no se la concedieron porque eso es imposible. El daba y no recibió nada a cambio. Así que decidió no hacer más horas en su trabajo de las estrictamente necesarias.

A otro en cambio le ocurria al revés, el solía quedarse más cuando se lo pedían porque la empresa no le ponía pegas el día que tenía que llegar algo más tarde por razones personales.

Otro ejemplo es el de un compañero al que le pidieron que hiciera algunas cosas no relacionadas directamente con su trabajo en su tiempo libre para beneficiar a la empresa. Como era lógico, preguntó como le iba a beneficiar a él dedicar parte de su tiempo libre para que su empresa ganara más dinero: si el hacia un esfuerzo para la empresa, esperaba recibir algo a cambio. La respuesta fue que la empresa ya hacia bastante esfuerzo pagándole la nómina.

En realidad, pagarle la nómina se debe entender más con una inversión: si no le paga un suelto a este trabajador, la empresa no puede producir y si no produce, no puede ganar dinero. Otro caso de injusticia flagrante, la empresa de este chico se cree dueña de todo su tiempo por el hecho de pagarle un salario y el, desde luego, se siente desmotivado por ello.

Últimamente estamos viviendo situaciones de indefensión en muchos ámbitos laborales debido a la crisis, y la respuesta a las quejas muchas veces es “date con un canto en los dientes por tener trabajo”. Creo que pensar así es tener muy poca perspectiva de las cosas.

Una empresa necesita a unos empleados contentos y motivados para ser productiva y explorar nuevas oportunidades de negocio y necesita de una relación laboral justa y equitativa con sus empleados para conseguirlo.

La justicia es el secreto del engagement, es lo que distingue a un simple empleado de alguien que se siente miembro de un equipo. Es algo que no se debería descuidar nunca.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?