Las 5 S de Toyota: Seiton, Ordenación racional de lo necesario

Las 5 S de Toyota: Seiton, Ordenación racional de lo necesario

¿No te gustaría de tener media horita más al día para hacer cosas? Seiton es una buena forma de empezar.

Gracias a la aplicación de Seiri ya sabemos que es lo que necesitamos y que es lo que no necesitamos. Llega el momento de ordenar los elementos que hemos decidido conservar siguiendo unos principios racionales para maximizar la optimización.

El objetivo de Seiton, la segunda de las 5 S de Toyota, es acelerar lo máximo posible la realización de tareas haciendo que discurran por un entorno ordenado.

Si hay algo que tienes que hacer varias veces al día o a la semana, encuentra la forma más rápida de hacerlo y organiza las herramientas que necesites para que te resulten fáciles de utilizar en ese proceso.
Existen muchas empresas (y personas) cuya mayor fortaleza es la aplicación correcta de este principio. En realidad, tener las herramientas racionalmente ordenadas es la forma más fácil de optimización del tiempo que podemos encontrar.

Veamos un ejemplo práctico:

Si tienes la impresora de tu oficina a 15 metros de distancia y en tu trabajo imprimes un par de documentos cada hora, en 8 horas de trabajo habrás recorrido unos 500 metros, multiplicado por cinco días a la semana hacen un total de 2,5 Km o, lo que es lo mismo, aproximadamente media hora andando. Es decir, pierdes 30 minutos cada semana solo en ir y volver de la impresora. Es más eficiente tener la impresora cerca, desde luego.

Lo mismo ocurre con las aplicaciones del móvil, la forma en la que organizamos los archivos en nuestro ordenador,la forma en la que nos valemos de nuestras herramientas de consulta… Cuanto más ordenado esté todo desde un punto de vista racional, menos tiempo perderemos en acudir a la herramienta que necesitemos en cada momento.

En el mundo de las empresas, Seiton llevado al extremo es todavía más eficaz. Si hemos diseñado la disposición perfecta de los elementos que necesita un trabajador, estandariza esta disposición haciendo que todos los trabajadores adopten la misma disposición. Así el tiempo que ahorramos se multiplica por el número de empleados de la plantilla.

Seguramente el ahorro de tiempo de un individuo en un instante no sea espectacular, pero el acumulado del tiempo que ahorramos con la aplicación de este principio seguramente si pueda suponer una cifra significativa.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?