Las técnicas de productividad personal ¿nos hacen ser antisociales?

Las técnicas de productividad personal ¿nos hacen ser antisociales?

En los últimos meses he tenido la suerte de cruzarme con una compañera de trabajo excepcional. De esas personas lo bastante sensibles como para ver lo que pasa a su alrededor, lo bastante inteligentes como para comprenderlo y lo bastante valientes como pare decir lo que piensan sin tapujos.

Últimamente he tenido ocasión de poner en práctica todas las técnicas de productividad en el trabajo con las que me gusta predicar. Se me permite ser estricto con la forma en la que se redactan los correos, hay una cultura de empresa en la que la técnica de la tarjeta roja está muy extendida, se respetan a rajatabla los periodos de concentración, se entiende perfectamente cuando alguien te pide algo y le dices respondes con un “no” y todos tenemos unos objetivos tan ajustados que no da lugar a perder el tiempo.

Esta persona de la que hablaba antes me fijo que era un profesional estupendo, pero que mi forma de trabajar me alejaba de mis compañeros. Estar largos periodos concentrado y con los cascos en los oídos podría intimidar a mis compañeros a la hora de hablar conmigo. Responder con un “no” podría desalentarles a pedirme ayuda cuando de verdad la necesitaran. Ser tan tajante con las comunicaciones me deshumanizaba.

Pensándolo fríamente, tiene muchísima razón. No somos ermitaños que trabajen aislados en lo alto de una montaña. En primer lugar somos personas que comparten gran parte de sus vidas con otras personas en un trabajo. En segundo lugar, muchos de nosotros trabajamos en equipo y, como sabéis, yo siempre digo que el equipo tiene que ser más que la suma de sus partes. Por último, somos individuos que persiguen la eficacia y, paradójicamente, la eficacia muchas veces pasa por ayudar a otras personas, conseguir que otras personas nos ayuden o, simplemente, que alguien aporte una visión diferente de la que tu tienes.

Supongo que lo ideal es alcanzar el equilibrio. Tener periodos de alta productividad a lo largo del día mezclados con periodos más relajados. Quizás debería adaptar mis esfuerzos más a mi curva de productividad diaria.

En todo caso, lo cierto es que creo que es verdad eso de que las técnicas de productividad personal nos hacen parecer un poco antipáticos. Debemos tener cuidado siendo muy asertivos, muy didácticos y, sobre todo, muy humanos.

¿Qué pensáis vosotros? Me encantaría tener opiniones autorizadas a este respecto porque es un tema que me preocupa de verdad :)

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 6 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

  • Daniel que buen post!! Y que observadora tu compañera de trabajo. Tienes la razón, la productividad nos puede volver solitarios e incluso antisociales. Las personas que somos apasionadas por la productividad personal somos muy buenas para bloquear las distracciones y en la mayoría de casos, las distracciones son otras personas.
    Creo que es importante fijarse dentro del sistema de trabajo los “momentos humanos” y pienso que no tiene nada de malo tratarlo como una actividad más del día, dedicándole un tiempo prudente. Incluso como una pausa para refrescar la mente entre períodos de concentración.

    • Muchas gracias por tu comentario!

      Estoy de acuerdo es que los momentos humanos son importantes, pero a veces pueden confundirse con hacer el vago.

      Por otro lado, hay personas que no saben poner coto a sus momentos de relax y a los que les cuesta mucho retomar la actividad después de un descanso más o menos prolongado.

      Supongo que, como todo, el tener momentos para poder compartir con tus compañeros requiere normas y educación. Pero sigo creyendo que son absolutamente imprescindibles.

  • Creo que acá habría que definir “qué es ser productivo”, qué significa exactamente… Si significa estar plenamente concentrado, implicado en los quehaceres y hacer las tareas rápida o eficazmente, más allá de la interacción social, vale, somos productivos! Pero personalmente creo en los equilibrios ( a lo star wars) , así que viene bien de vez en cuando interactuar con el resto de la manada para descansar un poco. Y vaya que nos pueden ayudar cuando no trabajamos solos!
    Abrazo desde Chile!

  • Me parece muy interesante éste post, y lo que ponéis en los comentarios. Realmente, ser productivo no está reñido con ser social. Ahora bien, hay que saber ver cuando es el momento adecuado para charlar, y parar el trabajo para atender a las personas que comparten espacio contigo.
    Pienso que se puede ser social, sin dejar de ponerse los cascos si eso te va bien para concentrarte, por poner un ejemplo… Que los cascos aíslan, sí, pero no estás en una cafetería con tus compañeros, estás en tu puesto de trabajo y tu te has hecho el ambiente que te va bien para trabajar y ser productivo… Si mientras estás trabajando alguien te comenta algo, existen palabras y gestos amables con los que puedes interactuar un momento, y incluso decir “No” sin molestar a nadie. Y hay más momentos en los que se puede sociabilizar con los compañeros.
    Recomiendo éste post http://tucoachdeexito.com/actitud-positiva-en-las-ventas-el-secreto-para-vender-mas/ que a parte de para vender, se puede usar en otros aspectos de la vida. Y es que creo que si te muestras humano, entusiasta y amable con los demás, en cualquier momento, proyectas en los otros esa misma sensación. Lo mismo si haces lo contrario.

    Saludos! Me ha gustado tu artículo, me ha hecho pensar! Gracias.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?