Ley de Hofstadter

Ley de Hofstadter

Douglas Hofstadter es un científico estadounidense famoso, entre otras muchas cosas relacionadas con su cátedra de ciencias cognitivas que se escapan “un poquito” a nuestro propósito de hoy, por el ingenioso enunciado de algo que podríamos considerar una ley de la planificación:

Toda planificación lleva más tiempo que el esperado, incluso si tienes en cuenta La Ley de Hofstadter

Viene a decir este señor que da lo mismo lo mucho que planifiquemos una tarea y lo pesimistas que seamos en nuestras estimaciones, la tarea siempre va a completarse fuera de fecha. Es más, incluso si somos pesimistas sobre nuestra previsión pesimista y además le añadimos un colchón de tiempo para poder cumplir con los plazos cómodamente, según la Ley de Hofstader, nos equivocaremos con nuestra estimación.

Me hace mucha gracia la forma en la que está redactada esta ley porque se nota que un matemático está detrás. Quizás el señor Hofstader sea un excelente científico, pero por estas palabras cabe preguntarse si es un buen líder.

Por una parte, tenemos que tener en cuenta los diferentes tipos de planificación. No es lo mismo hacer planificaciones a corto plazo que a largo plazo. Cuanto más tiempo abarque una planificación más fácil es desviarnos de las fechas fijadas.

Por otra  parte, es cierto como vimos hace tiempo que existe algo llamado la Ley de Parkinson, que indica que una tarea siempre va a ocupar todo el tiempo disponible. Es decir, si tenemos 1 día para escribir una página tardaremos 1 día. Si tenemos 5 días para escribir esta misma página tardaremos 5 días. Si añadimos a este principio cierto componente de incertidumbre, podemos considerar la Ley de Hosftader como cierta.

Desde luego, si la Ley de Hofstader fuera cierta no existiría una sola empresa en el mundo que diera beneficios. ¿Cómo hacer que Hofstader se equivoque entonces?

Lo primero es ser realistas con las planificaciones. Muchas veces damos plazos ideales, si no directamente imposibles, para conseguir completar una tarea o proyecto. Es el primer vicio que nos debemos quitar.

Lo segundo que deberíamos hacer es tener en cuenta los imprevistos. Siempre hay imprevistos cuando se afronta una tarea. En planificación a corto plazo, puede ser una llamada de teléfono inesperada, puede ser subtareas no contempladas dentro de la tarea. Ni que decir que esto es mucho más importante en la planificación a largo plazo.

También es importante tener el cuenta el contexto dentro de la planificación. Una planificación aislada de su contexto no tienen ningún valor y lo más probable es que no se cumpla.

Por supuesto, debemos ser exigentes con uno mismo o con el equipo que se lidera. Si no somos estrictos respecto al cumplimiento de las fechas de entrega no hay planificación que valga. Teniendo en cuenta que se supone que hemos hecho una estimación no solo juiciosa, sino probablemente pesimista, lo mínimo que podemos exigir es que se cumpla.

Las planificaciones están para cumplirse, así que tengo que estar en desacuerdo con el señor Hofstader. No es fácil planificar ni hacer cumplir las planificaciones, pero no es imposible. Igual es hora de hacerse un cursito de management ;)

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu efectividad
10+1 lecciones directamente aplicables para aprovechar mejor tu tiempo.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!