Nuevo año, nuevas metas

Nuevo año, nuevas metas

Para mi, el año no empieza en 1 de enero, empieza el 1 de septiembre. Los niños empiezan el colegio, nosotros empezamos nuestros cursos, los equipos deportivos empiezan sus temporadas, las empresas buscan reforzar sus plantillas… todos nos hemos tomado unas vacaciones que nos han permitido reflexionar y volvemos con fuerza y ganas de hacer cosas nuevas.

Es mi momento de fijarme nuevos objetivos y compartirlos con vosotros.

 

Menos objetivos, mayor efectividad

 

El año pasado fui bastante ambicioso con mis objetivos. Me fijé muchos objetivos muy complicados, siendo consciente de que no llegaría a todos. Soy una persona a la que le gustan los retos imposibles de cumplir. Si apunto a 20% me quedaré en 15%, pero si apunto a 100% me quedo en 70%.

Lo que ha ocurrido este año es que no había tenido en cuenta los cambios que iba a sufrir mi escala de valores, lo que ha hecho que surjan nuevas prioridades imposibles de obviar.

Quizás este año he apuntado a 100% y me que quedado en 40%, pero me llevo algunas experiencias muy valiosas que quiero poner en práctica este año. De entrada, este año me he marcado pocos objetivos y pretendo alcanzarlos al 100%

Mi objetivo número 1 este año es no alejarme de mis metas y ceñirme a los objetivos que me he marcado.

 

Nuevos hábitos

 

El año pasado realicé varios experimentos sobre mis hábitos para comprender cómo afectaban a mi vida diária. Es el momento de que estos experimentos cristalicen.

Voy a terminar adoptando definitivamente un horario más racional, levantándome a las 6 de la mañana y acostándome todos los días antes de las 11.

Voy a dar un giro más a mi alimentación y no solo voy a comer sano, sino que además voy a comer las cosas que debo comer.

Voy a empezar a jugar al paddle. Resulta que mucha gente que conozco juega así que es una buena manera de hacer deporte y reforzar mis lazos personales :)

Voy a ser más constante con las horas que dedico a mis proyectos personales. Normalmente trabajo por impulsos, unos días varias horas y otros días nada en absoluto. Mi nuevo plan es trabajar en mis proyectos al menos 20 minutos cada día. No parece mucho pero esto hará mi percepción cambie de nuevo y siempre tenga inercia para trabajar en mis cosas.

 

Nuevo enfoque en danielgrifol.es

 

Hasta ahora me he centrado mucho en cómo mejorar nuestra vida a través de la productividad personal. Poco a poco he ido adoptando una filosofía de vida que deseaba compartir con mis lectores, pero me he dado cuenta de que el enfoque “moral” no es adecuado. Mi misión debe ser aportar herramientas, que cada uno haga con ellas lo que considere oportuno.

Ahora voy a enfocarme mucho más porque creo que es necesario ser más concreto para intentar cambiar la vida de las personas. Voy a centrarme en cómo desarrollar las habilidades necesarias para convertirnos en profesionales más eficaces, tratando los 4 temas principales que me preocupan desde que nació este blog: productividad personal, motivación, liderazgo y gestión.

Ya he empecé este cambio de enfoque creando mi lista de correo y ofreciendo mi primer curso gratuito. Además, estoy preparando un cambio de estructura y una serie de infoproductos que apoyen y refuercen este enfoque.

 

Cambio de diseño

 

Para reforzar toda esta idea, estoy trabajando en un cambio de diseño. No creo que sea tan radical como la del año pasado porque hay bastantes cosas con las que estoy satisfecho, pero sí será importante.

Quiero darle mucha más importancia a ciertas secciones fijas que expliquen los pilares básicos de lo que yo creo que hay que desarrollar para convertirse en un profesional efectivo y daré menos protagonismo al blog.

Me ha rondado la idea de poner un nombre más genérico a mi blog, pero danielgrifol.es refleja perfectamente mi visión del mundo, por lo que no solo no quitare mi nombre del dominio sino que tendréis ocasión de verme un poco más la cara en alguno de mis post ;)

 

Ser más fiel a mi filosofía de vida

 

Este año he tenido la ocasión de leer muchos libros sobre la historia del capitalismo y teoría económica que han hecho que mi percepción del mundo cambie. Si bien creo que el “mercado” es una relación justa entre iguales, he comprendido con mayor profundidad cómo los seres humanos somos esclavos de una cultura económica que nos esclaviza y que favorece solo a los intereses de unos pocos.

Esto se une a una visión minimalista que he ido construyendo a lo largo de los años. Compramos cosas que no necesitamos, cambiando nuestro tiempo por utensilios inútiles y quemando nuestra vida en el proceso. Este artículo ilustra bastante bien mi punto de vista.

No soy un antisistema acérrimo, tengo una vida bastante convencional y no quiero ni puedo irme a vivir al desierto. Pero si que puedo tomar decisiones importantes dentro de mi forma de vida.

Del mismo modo que decido no comprar lo que no necesito, he decidido no invertir en productos financieros que no hacen más que engordar un sistema en el que no creo. Necesitaré ganar más dinero para suplir esta fuente de ingresos, pero lo haré de un modo que me resulte éticamente coherente.

 

A lo que me leéis habitualmente, espero que este giro os resulte igual de interesante de lo que me está resultando a mi. Y si eres nuevo y no me conoces todavía, espero que

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 6 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?