Pon atención en el aprendizaje de tu equipo

Pon atención en el aprendizaje de tu equipo

Los equipos de trabajo son muy parecidos a los equipos deportivos. Hace falta encontrar los componentes adecuados, comprobar que se sincronizan entre sí y encontrar los resortes para sacarles el máximo rendimiento.

Una vez creado el equipo, lo ideal es mantener a sus componentes motivados y hacerlo crecer. Este crecimiento vienen dado por el aprendizaje del equipo.

Al hablar de aprendizaje no quiero limitarme solamente a los conocimientos relacionados con las técnicas necesarias para aplicar directamente en el trabajo, que también, sino a un concepto un poco más esterero que engloba cosas como aprender cómo reaccionan tus compañeros ante determinadas circunstancias, cómo se relaciona el equipo con otros equipos dentro de la empresa, su capacidad de autogestión o, simplemente, la optimización de su día a día y el conocimiento organizacional.

Dejar que un equipo aprenda este tipo de cosas e intentar mantener la base para que esto se sostenga en el tiempo es fundamental para logar que tu equipo “juegue de memoria”. La mayor preocupación para un manager que quiere tener un equipo con estas características debe ser contar con las personas apropiadas lo antes posible e implantar mantenerlas dentro del equipo indefinidamente.

Cuando al equipo se le asigne un proyecto nuevo, las cosas deberían funcionar solas. Todos saben lo que va a ocurrir, todos saben que esperar del resto y confían los unos en los otros. Juntos se han enfrentado antes a proyectos fáciles, difíciles, aburridos o exigentes. La victoria está garantizada.

Evidentemente, alcanzar este estado de excelencia lleva tiempo. Debes intentar que la rotación de trabajadores dentro de tu equipo sea lo más pequeña posible o el equipo se resentirá, hasta el punto de tener que empezar de cero. Además, si no intervenimos en el proceso de aprendizaje nuestro equipo, en vez de crecer, se estancará.

Es necesario propiciar que los miembros del equipo crezcan individualmente para que aporten cada vez más al grupo o estén preparados para las nuevas circunstancias que puedan presentarseles. Permite y fomenta que los miembros de tu equipo asistan a cursos, tengan proyectos personales o hagan cosas diferentes y salgan de su zona de confort de vez en cuando. Este tipo de cosas, además de ayudar a mantener la motivación en el trabajo, hacen crecer a las personas a tu cargo y mantienen su mente inquieta y despierta.

No te obsesiones con construir un equipo formado por los mejores. Forma un equipo de buenos trabajadores y permíteles aprender juntos. Comprobarás cómo que con el devenir de los meses y los proyectos este equipo constituirá un núcleo sólido que podrá hacer frente de forma óptima a cualquier reto que les propongas.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?