Procrastinación: Qué es y como combatirla

Procrastinación: Qué es y como combatirla

Desde que el mundo es mundo, la procrastinación es uno de los males endémicos de las personas que pretendemos ser productivas. Es esa trampa en la que tendemos a caer repitiéndonos cosas como “ya lo haré más tarde” o “descanso un rato y luego me pongo”. Es decir, procrastinación significa posponer crónicamente las tareas que tenemos que hacer.

Se supone que una persona concienciada con la productividad personal no debería sufrir un problema como este, pero la verdad es que algunos sufrimos y bastante. Esto es debido un mecanismo de la autojustificación. Justificamos el retrasar las tareas trás procesos mentales que nos hacen creer que en realidad es mejor hacerlo.

Por ejemplo, conozco a pocas personas que se digan a sí mismos “ya lo haré cuando me apetezca”, pero si conozco a muchas que se dicen “tengo la bandeja de entrada muy desordenada, la ordeno y me pongo” o “estoy demasiado cansado ahora, voy a hacer esto que es más fácil”.  En estos supuestos, también estamos cayendo en la procrastinación. Estamos posponiendo lo realmente importante de nuestro trabajo para dar prioridad a tareas opcionales que no tendrán un valor productivo mucho menor o incluso nulo.

Otra forma frecuente de procrastinación es dar prioridad a las interrupciones frente a las tareas. En muchos casos, cuando estamos ejecutando una tarea que no nos apetece mucho, cuando alguien se acerca a nuestra mesa y nos pide algo pensamos “se lo arreglo ahora y me lo quito de encima en un rato”. Es decir, de nuevo posponemos la tarea que de verdad deberíamos estar haciendo en favor de una tarea que no teníamos planeada y con un impacto en nuestro trabajo difuso, engañandonos a nosotros mismos haciéndonos creer que estamos trabajando duro cuando en realidad no estamos trabajando en lo que debemos.

Me confieso como una persona tendente a la procrastinación. Este síndrome y yo mantenemos una dura batalla diaria que normalmente suelo ganar gracias a los buenos hábitos que voy adquiriendo. Os ofrezco algunos consejos que me ayudan a no caer en la procrastinación:

  1. Planifica cuidadosamente tus tareas e identifica cual es la más importante del día.
  2. Tragate el sapo. Ataca primero la tarea más importante del día, aunque sea la más difícil o la que menos te apetece hacer. Si te la quitas de encima comprobarás cómo te sientes más libre el resto de la jornada.
  3. Gestiona apropiadamente las interrupciones y no dejes que te distraigan del foco de tu trabajo.
  4. Establece unos momentos determinados al día para consultar tu correo o tus redes sociales, aunque formen parte de tu trabajo. Un email siempre puede esperar media hora y no podemos permitir que suponga una excusa para retrasar una tarea importante.
  5. Planifica tus periodos de trabajo y descanso. Personalmente recomiendo utilizar la técnica Pomodoro Extended, que es la que a mí me da mejores resultados.
  6. No te autoengañes ni te autojustifiques. Cuando revises tus objetivos diarios cumplidos, piensa si en algún momento has caido en la procrastinación e intenta corregirlo al día siguiente.

 

Si os ha gustado el artículo, os doy la bienvenida a mi guerra contra la procrastinación. Habrá días en los que venceréis y días en los que seréis derrotados, pero adquiriendo poco a poco buenos habitos vereis como os resulta cada vez más sencillo.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?