Productividad personal como forma de vida

Productividad personal como forma de vida

Ser improductivo se parece mucho a estar gordo por elección, es decir, por elegir tener malos hábitos de vida.

La mayoría de las personas que hemos estado gordas alguna vez es porque nuestros hábitos de vida no eran correctos. Comemos a destiempo, no hacemos ejercicio, no tenemos una dieta equilibrada, en muchos casos dormimos mal…

Cuando estamos muy gordos por este motivo y queremos adelgazar, la solución en muchos casos es someternos a una dieta muy estricta para perder peso rápidamente. Durante unos meses efectivamente uno adelgaza un motón y se siente bien y muy motivado, pero una dieta de adelgazamiento no es algo que se pueda mantener durante demasiado tiempo porque no es sano y exige una disciplina ferrea. Lo mas normal es terminar la dieta sin haber alterado lo mas mínimo los hábitos de vida y volver a ganar peso rápidamente, lo que se conoce como “efecto rebote”.

Con la productividad personal pasa exactamente lo mismo. Nuestras listas de tareas se sobrecargan por malos hábitos productivos en el trabajo y en nuestra vida privada y por no descansar apropiadamente. Nos interesamos por las técnicas de productividad cuando estamos desbordados. Aprendemos, investigamos y finalmente adoptamos un conjunto de medidas enfocadas a desatascar nuestra lista de tareas, todas basadas en renunciar a muchas cosas y hacer esfuerzos extraordinarios.Y desde luego lo conseguimos. Nuestra lista de tareas vuelve a parámetros aceptables y, lentamente, volvemos a retomar los malos hábitos que nos condujeron a esta situación. Nuestra lista de tareas pendiente y volvemos a estar como al principio.

De este modo, ser productivo no es algo que hay que hacer cuando vemos que las circunstancias nos desbordan para conseguir capear el temporal, la productividad personal es una forma de entender la vida que nos ayudará a que nunca tengamos pendientes más cosas de las que podemos abarcar. Se trata ni más ni menos de un conjunto de hábitos y buenas prácticas de productividad que hemos adoptado poco a poco, adaptando nuestra vida a ellos sin hacer esfuerzos extraordinarios y de forma natural y juiciosa. Claro que hace falta fuerza de voluntad, motivación y cambiar sustancialmente tu vida, exactamente igual que si queremos permanecer delgados habiendo sufrido sobrepeso.

¿Que opináis vosotros? ¿Preferís someteros a una “dieta de adelgazamiento” cada vez tengáis tantas cosas por hacer que parece imposible hacerlas todas o preferís vivir tranquilos y sintiéndoos bien con vosotros mismos adoptan esta forma de vida?

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Ya hay 4 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

  • Este post me ha hecho reflexionar mucho, ya que sufro sobrepeso y he hecho dietas relámpago con el efecto rebote. Además, entiendo algo de productividad, por lo que ambos temas, unidos dan una visión muy clara del problema.

    Tanto la dieta como la productividad son disciplinas con hábitos saludables. Hay que vivirlo, sentirlo y practicarlo cada día, de forma natural y con motivación. Al principio cuesta bastante, pero a medida que te esfuerzas y obtienes los beneficios, la motivación crece y se mantiene.

    No obstante, soy de los que opina que la productividad no es abarcar más cosas en menos tiempo, si no en saber administrar esas cosas y en saber decidir qué hacer, pero sobre todo, qué no hacer.

    • Estoy bastante de acuerdo contigo. Como bien dices, los que peleamos contra nuestro peso conocemos muy bien la importancia de adquirir hábitos saludables.

      Respecto al enfoque sobre qué es productividad, técnicamente el objetivo considero que sí es hacer más en menos tiempo (mejorar la relación entre trabajo producido y tiempo) y, como muy bien dices, un paso fundamental es diferenciar entre trabajo útil y trabajo “paja”.

      Lo que si es cierto es que las consecuencias que perseguimos al aplicar correctamente técnicas de productividad no son normalmente hacer más trabajo, sino hacer mejor trabajo y que este sea compatible con nuestra vida privada.

  • Cierto como la vida misma. En ambos sentidos (forma física y productividad) estoy intentando volver a niveles de hace unos años que ahora por unas causas o por otras he perdido. Voy aplicando pequeños parches pero como tú dices, eso no sirve; debe ser una actitud global en tu vida la que te lleve donde quieres llegar.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.