Qué es la resiliencia

Qué es la resiliencia

La resilencia es la capacidad que tienen un individuo a sobreponerse psicológicamente a la adversidad. Así a priori no parece una habilidad profesional muy valiosa, y sin embargo muchos pensamos que se está convirtiendo en una de las características más cruciales de los trabajadores del mundo de hoy en día.

Todo depende de qué consideremos adversidad. Hay cosas que pueden ser percibidas fácilmente como adversidad: la muerte de un familiar, un despido, concidiones laborales desfavorables… Pero hay otras circunstancias que pueden ser catalogadas como adversidad por los efectos que producen en las personas pero que no son tan sencillas de identificar.

En concreto me estoy refiriendo al cambio. Más concretamente al cambio dentro del ámbito laboral. El cambio es un fenómeno inherente a la sociedad de la información, que hace que las responsabilidades laborales de un individuo cambien cada vez más deprisa. Muchos de los trabajos que tuvieron nuestros padres han desaparecido o han cambiado totalmente en los últimos 25 años, pero seguramente tu trabajo también cambie dramáticamente en los próximos 10 años, y que el trabajo que tengas dentro de 10 años cambie en los 5 siguientes. Y todo esto siendo optimista.

Se ha estudiado mucho el fenómeno del cambio en las organizaciones en los últimos años debido a estas predicciones. Si bien hace años la gran mayoría de los individuos presentaban una importante resistencia al cambio, cada vez está más aceptado que el cambio es una parte fundamental del trabajo del siglo 21.

 

Cuando una persona se enfrenta a un cambio, pasa por diversas fases que están estudiadas y catalogadas. A grandes rasgos, podríamos hablar de una primera fase dominada por la negación, una segunda fase dominada por el miedo y la incertidumbre, una tercera fase de exploración de las consecuencias del cambio y una última fase de consolidación y dominio. Podríamos considerar las fases 1 y dos como negativas porque producen estados de ánimo que entorpecen la labor profesional del individuo, mientras que podríamos considerar las fases 3 y 4 positivas porque constituyen la adopción del cambio.

Considerando que consigamos vencer la resistencia al cambio, las personas resilientes destacan porque superarán la fase 2 muy rápidamente, adentrándose en muy poco tiempo en las fases 3 y 4 de este proceso. Una vez el cambio es aceptado y se pone en marcha, las personas resilentes comenzarán a explorar las posibilidades del cambio y desarrollarán estrategias para adaptarse a el mientras las personas no resilientes pasarán por una fase más o menos prolongada en la que se sentirán perdidos, confusos o incluso atemorizados.

Se calcula que más o menos una de cada tres personas presentan rasgos de resiliencia de forma natural. Del mismo modo que las personas con mejor visión espacial o con más empatía están mejor dotadas de forma natural para desempeñar determinados cometidos, las personas resilientes están mejor dotadas para  las circunstancias del mundo laboral en el que nos desenvolvemos. Antes era suficiente con adaptarte y desempeñar una profesión a lo largo de tu vida, quizás dos. La profesión definía al individuo. Así decíamos que una persona era médico o ingeniero, se presentaba a una entrevista en la que demostraba experiencia en su profesión y optaba a un trabajo. Ahora es necesario adaptarse mucho más deprisa para desempeñar nuevas profesiones a medida que las que conocíamos antes van desapareciendo. Las entrevistas de trabajo a las que mis compañeros y yo nos enfrentamos son diferentes, porque muchos de los puestos a las que optamos no existían 5 años atrás.

En un mundo que cambia rápido la resiliencia va a ser una habilidad muy demandada. No son solo personas capaces de adaptarse rápidamente sino que son personas que pueden superar las fases “negativas” del cambio como puede ser el miedo o la pérdida de control y llegar antes a las fases “positivas” como pueden ser la planificación y exploración, lo que hará que la empresa pueda adaptarse deprisa.

Acostúmbrate a evolucionar ;)

 

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu efectividad
10+1 lecciones directamente aplicables para aprovechar mejor tu tiempo.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

  • Hola Daniel

    Si, a mi también me sonaba mejor “resilencia” quizás por su parecido con el nombre en inglés, pero el término resilencia no se encuentra escrito de forma correcta. La palabra escrita correctamente es resiliencia.

    Resiliencia

    1. Dícese de la capacidad del ser humano de sobreponerse a situaciones límites como períodos de dolor emocional y situaciones adversas.

    La resiliencia forma parte de la capacidad del ser humano.

    2. Propiedad de un material elástico que le permite absorber y almacenar la energía de deformación.

    Existen numerosos materiales sobre los que se puede estudiar la resiliencia.

    Me encanta tu blog, sigue así ;)

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!