¿Qué es productividad laboral?

¿Qué es productividad laboral?

Como sabéis, en este blog tengo una sección sobre productividad en el trabajo o productividad laboral. Curiosamente, muchos de vosotros habéis preguntado qué diferencia existe entre la productividad personal y la productividad laboral. Vamos a intentar aclarar el asunto porque me parece bastante interesante.

Hemos definido en varias ocasiones qué es la productividad personal. Mi definición preferida es esta:

La productividad personal es la cantidad de trabajo útil que un individuo puede sacar adelante en una unidad de tiempo.

 

Podéis leer una explicación más extensa sobre qué es la productividad personal en este post.

La productividad laboral, sin embargo, podríamos definirla cómo:

La productividad laboral es la relación entre el resultado de una actividad y los medios que han sido necesarios para obtener dicha producción.

 

Las dos definiciones parecen completamente diferentes ¿verdad?. En realidad son exactamente la misma definición, una considerando la producción de una empresa y otra considerando al propio individuo como empresa.

Para fabricar o un producto o generar una actividad en una empresa son necesarios varios recursos. Normalmente hacen falta cierta cantidad de materias primas, algo de fuerza de trabajo, energía y una serie de inmovilizados (un edificio, una máquina, una herramienta…) para producir el bien.

 

En una fábrica esto es bastante fácil de ver. Tienes tus materias primas, una serie de trabajadores se encargan de meterla en una maquinita y procesarla y por el otro lado sale el producto terminado. la productividad de esa industria es el precio de lo que ha creado todo este proceso en relación con lo que ha costado todo lo que hemos usado para producirlo.

Para no ponerlo muy complicado, podríamos definir esta fórmula como:

Productividad laboral = Valor bien producido / (coste materias primas + energía + herramientas + salarios)

 

En una empresa de servicios, como puede ser la de muchos lectores de este blog, la cosa es más o menos igual. Considera tu proceso de prestación de servicios como una “máquina”. El principal recurso que se emplea en la producción del servicio es el tiempo de los trabajadores, porque las empresas de prestación de servicios suelen necesitar muy pocos medios materiales. Para calcular la productividad laboral de esta empresa, tomamos lo que cuesta tener a una persona trabajando en un proyecto cada hora, incluyendo costes salariales, alquileres, el precio de las herramientas que necesita para desempeñar su función, y lo multiplicamos por el número de horas que tarda una persona en prestar el servicio y por el número de personas necesarias para lograrlo.

En este caso podríamos simplificar la fórmula:

Productividad laboral =Valor servicio prestado / (coste herramientas + salarios)

 

En el caso de la productividad personal, el único recurso que necesitamos para lograr una tarea es nuestro tiempo. EL valor del bien producido es subjetivo, aunque en realidad el valor de cualquier bien producido es una convención definida por el mercado, pero esa es otra cuestión.

En este caso, tomando como referencia la fórmula anterior:

Productividad personal = Valor tarea completada / tiempo empleado

 

Con esto, demostramos que la fórmula de la productividad personal es exactamente igual que la fórmula de la productividad laboral, solo cambian los recursos necesarios para producir la actividad que queremos medir y el valor que asignamos a lo producido.

Si tenemos en cuenta que el tiempo es dinero (podemos calcular cuanto cuesta nuestro tiempo), tenemos que podríamos vernos a nosotros mismos como fábricas cuyo producto principal es la consecución de tareas que nos acercan al objetivo que nos hemos fijado.

 

 

Siendo fríos y calculadores, eso es exactamente lo que somos las personas que queremos alcanzar la excelencia en la productividad personal. Queremos alcanzar nuestros objetivos con la menor cantidad de esfuerzo necesario. Queremos optimizar nuestros recursos en relación a los objetivos alcanzados.

Como siempre digo, ser productivo no significa trabajar 14 horas al día, significa hacer más en una hora para lograr un objetivo que una persona normal.

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 6 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?