Cómo transmitir información de forma efectiva

Cómo transmitir información de forma efectiva

No cabe duda en que en que pertenecemos a una era en la que el manejo de grandes volúmenes de información es la clave del éxito. Somos capaces de recopilar y procesar enormes cantidades de datos, y eso está genial.

El problema es que, al disponer de tantas fuentes de información diferentes, nuestra forma de consumir esa información está cambiado. Nuestro cerebro recibe tal cantidad de datos al cabo del día que nos hemos vuelto perezosos a la hora de esforzarnos en comprender que estamos leyendo o escuchando. Si la información no está en un formato fácilmente consumible, simplemente la ignoramos.

Esto supone un importante problema en una de las facetas más importantes de las relaciones humanas: la transmisión de la información en el trabajo. Cuando intentamos explicar un proceso medianamente complejo o intentamos profundizar un poco en un tema, si la audiencia no está muy dispuesta a devorar lo que quieres ofrecerles, es muy probable que pierdas su atención en unos pocos segundos. O se lo das todo mascadito en un formato atractivo o es poco probable que nadie retenga la información.

 

¿Cómo​ ​hago​ ​para​ ​que​ ​la​ ​gente​ ​entienda​ ​lo​ ​que​ ​quiero​ ​transmitir fácilmente?

 

Últimamente le estoy dando vueltas a cómo mejorar mi forma de explicar conceptos complicados en el trabajo. Mi problema es que tiendo a diseñar flujos de trabajo, procesos de producción o sistemas de organización bastante eficientes sobre el papel, pero a la hora de la verdad poca gente los aplica correctamente debido a que nadie se lee la documentación.

Necesito encontrar un formato en el que la gente pueda comprender de un vistazo qué es lo que pretendo conseguir y que puedan consultar si tienen dudas.

He probado con artículos de texto repletos de diagramas y ejemplos (mal), con storytelling (mal también), con vídeos (no merece la pena el esfuerzo). Ahora estoy probando con infografías creativas, que contienen la esencia de lo que necesito que mis compañeros entiendan para comenzar a aplicar de forma correcta lo que les intento transmitir.

 

Lo​ ​visual​ ​es​ ​más​ ​fácil​ ​de​ ​procesar

 

El​ ​cerebro​ ​procesa​ ​una​ ​imagen​ ​en​ ​sólo​ ​13​ ​milésimas​ ​de​ ​segundo​,​ ​mientras​ ​que​ ​para procesar​ ​un​ ​texto​ ​necesita​ ​mucho​ ​más​ ​tiempo.

La ventaja de las infografías es que son visualmente atractivas, así que consigues retener la atención más de lo normal. Si están bien hechas, presenta la información de una forma lo lo bastante esquemática como para que la gran mayoría de la gente entienda a la primera lo que pretendes, pero con suficiente profundidad como para que sirva de guía de referencia.

Debo confesar que no es sencillo hacer una buena infografía para explicar datos complejos. Debes elegir bien qué información transmites y cuales son los datos precisos que deseas incluir. SI la infografía es un muro de datos y gráficos nadie lo va a leer.

La infografía debe ir también tematizada para que resulte atractiva. Por muy bonito que lo pongas, un gráfico de barras es un gráfico de barras. Necesitas envolver toda la información dentro de un concepto divertido o llamativo para darle una apariencia atractiva, no vale solo con ponerlo bonito.

Y, por supuesto, está el apartado visual. Tiene que ser bonito y entrar por los ojos para causar impacto.

Parece una tontería, pero el mayor problema a la hora de conseguir trabajar en una organización eficiente es la transmisión de la información. Puede llegar a ser un problema realmente importante. De hecho, es un problema muy gordo en casi todas las empresas medianas que conozco.

¿Conoces algún otro método de comunicación dentro de la empresa que te haya resultado efectivo?

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?