Una tarea, un responsable

Una tarea, un responsable

Quizás conozcas a Jason Fried, uno de los miembros del equipo de 37signals que desarrolló una novedosa filosofía de gestión de proyectos a caballo entre la gestión tradicional y la gestión ágil antes de que nadie hubiera oído siquiera hablar del SCRUM y este tipo de cosas.

En su libro Getting Real, habla de un montón de cosas interesantes desde el punto de vista de su propia experiencia, pero hay algunas frases que son realmente clarividentes. Por ejemplo, esta.

Cada tarea debe tener un único responsable.

Sencillo ¿verdad? Una frase tan sencilla encierra un gran número de connotaciones de las que dependen el éxito y el fracaso de un proyecto.

Que una tarea tenga un único responsable no significa que este responsable tenga que hacer la tarea por el mismo. Significa que él está a cargo de velar por el cumplimiento de esta tareas. Significa que él es el único con entidad suficiente para determinar si una tarea ha sido terminada o no. Significa que tiene que tirar de los hilos apropiados para que se ejecute, verificar que se cumplen los requisitos y que la tarea se realiza a tiempo.

¿Qué ocurre cuando una tarea tiene varios responsables? Que la responsabilidad se diluye. Y cuando la responsabilidad se diluye pueden ocurrir dos cosas. O que nadie se sienta responsable de la tarea o que una de las personas definidas como responsables se eche el equipo a las espaldas y se erija como responsable principal (si no único) de la tarea.

Si nadie se siente responsable de la tarea, esta no se ejecutará nunca o no se hará de forma correcta. “Pensaba que lo haría mi compañero”

Si alguien tiene que asumir la responsabilidad por iniciativa propia, tendrá la sensación que que no es justo que él lo haga y no sus compañeros. “Como a mis compañeros no les da la gana asumir la responsabilidad, tendré que hacerlo yo”

En ninguno de los dos casos generaremos escenarios propicios para favorecer la ejecución de esta tarea y reforzar la dinámica de equipo. Al no determinar la responsabilidad de una tarea de forma clara e inequívoca, estaremos generando confusión en vez de gestionar las tareas del proyecto.

Por eso, cada tarea debe tener un único responsable que vele por su cumplimiento. Es una regla escrita a sangre y fuego en mi manual de buenas prácticas para la gestión de proyectos.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?