Fotografía publicitaria: la imagen ¿no? es lo más importante

Fotografía publicitaria: la imagen ¿no? es lo más importante

Si habéis visto alguna fotografía mía por internet (no las voy a poner aquí porque soy un tío muy feo y no tengo la suerte de tener fotos profesionales), veréis que la imagen para mí nunca fue especialmente importante. Pero, a medida que voy haciéndome mayor, cada vez doy más importancia a la apariencia. Es un tema meramente estadístico, no es por un tema estético. Permitidme desarrollarlo.

Yo siempre he sido una persona a la que le gusta profundizar en los temas. No me gusta quedarme con la forma, me gusta quedarme con el fondo. Desde chiquitito me dijeron que las apariencias engañan, así que deje de darle importancia a las apariencias. Siempre he llevado ropa funcional, me afeito cuando puedo y no suelo llevar el pelo especialmente bien cortado. No compro el producto más bonito, me guío por un criterio bastante estricto de relación calidad/precio/uso. Cómo me rodeo de personas que eran como yo, todo correcto.

Pero empecé a trabajar en publicidad. Y ,en el mundo publicitario, la imagen importa. Importan muchísimo. Lo que más me ha sorprendido de mi profesión es conocer los enormes mundos densamente poblados que hay más allá del entorno de cada uno. Nichos los llamamos.

A lo largo de los años, he podido aprender cuales son los mecanismos psicológicos que hacen que la apariencia venda. Porque las fotografías publicitarias venden, una cara agradable vende y una apariencia vende. No se trata de ser guapo o ir bien vestido, se trata de dar la imagen adecuada para causar el efecto adecuado para cumplir tus objetivos. Ya sabes, la magia de la publicidad.

Ya se obvio que no es lo mismo usar de imagen para un producto una foto de hecha con tu móvil que una foto hecha por un fotógrafo publicitario profesional, pero cuando manejas estadísticas que reflejan cuanto más vende una foto publicitaria que una foto no profesional, entiendes lo importante de la imagen.

El ejemplo paradigmático que se da siempre es el de AirBNB, que al principio ponían fotos hechas por los propios usuarios y no conseguían que el negocio despegara. Cuando empezaron a poner fotografías profesionales, sus ventas empezaron a crecer exponencialmente hasta convertirse en la empresa que son actualmente.

Y aquí viene el por qué doy importancia a la fotografía publicitaria ahora. Cuando vendes algo, un producto o a ti mismo, tienes pocos segundos para captar la atención del usuario. Lo que hacemos como individuos es aferrarnos a lo primero que percibimos, normalmente una imagen si se nos presenta, y compararlo inconscientemente con nuestras expectativas. Si no nos interesa de entrada, lo desechamos sin más. Si puede interesarnos, retendremos nuestra atención algunos segundos más para obtener más información. Has superado el primer obstáculo, has vencido al cerebro reptiliano.

¿No os ha pasado entrar en una web y pensar que tiene aspecto de hace 20 años y ni siquiera habéis leído el contenido? ¿Has visto algún producto en Wallapop y has pensado «que cutre» aunque el producto esté fenomenal? Yo he llegado a vender en experimentos de Growth Hacking el mismo artículo por un 30% más solo por haber puesto una foto profesional.

Sigo sin darle importancia a la ropa o a mi aspecto personal, pero ahora sé que mi imagen debe ir alineada con las expectativas de mi interlocutor. Yo no llevo corbata a las reuniones con cliente porque, en un entorno de startups, una corbata dice «soy tradicional», aunque no lo seas. Llevo zapatillas y camisa para decir «soy desenfadado pero estoy trabajando».

Desde luego que la imagen no es lo más importante. En nuestro fuero interno lo sabemos. Pero, por naturaleza, nos guiamos por la imagen. La inteligencia del lagarto todavía habita en nuestro cerebro reptiliano. Una apariencia puede no determinar el resultado de una decisión, pero en todos los casos supone un freno o un acelerador.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/danielgrifol/www/wp-includes/functions.php on line 4673

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/danielgrifol/www/wp-includes/functions.php on line 4673