¿Prefieres algo aceptable o algo perfecto? Yo huyo de la perfección

¿Prefieres algo aceptable o algo perfecto? Yo huyo de la perfección

¿Es preferible tener un producto perfecto o tener un producto aceptable y publicitarlo bien? Dicho de otra forma. ¿Hasta qué punto tenemos que obsesionarnos en crear un producto perfecto? ¿Merece la pena el esfuerzo? ¿No es mejor emplear esos recursos de otra manera?

Para mi la respuesta es muy clara. Si el objetivo es crear algo y hacerlo llegar a una audiencia, es mejor ofrecer algo bueno e invertir esfuerzo en publicitarlo que invertir todo tu esfuerzo en hacer algo perfecto y que nadie sepa que existe. Cuando vas a una feria y ves a un comercial al lado de un banner roll-up y otro de pie sin soporte publicitario, ¿en cual te fijas más? ¿Qué producto te llama más la atención a priori? ¿Qué producto parte con ventaja?

No soy nada perfeccionista. Algunas personas me llaman descuidado, pero en realidad tengo mis prioridades claras. Prefiero las cosas hechas pero con errores que las cosas pendientes de revisar por quinta vez. Prefiero hacer muchas cosas con una calidad aceptable que una sola con una calidad extraordinaria.

Por poner un ejemplo, seguramente en este post descubras más de una falta de ortografía. ¿Prefieres que no haya ninguna falta de ortografía porque lo he revisado 4 veces o prefieres que escriba 3 post?

Si, claro, me gustaría que todo lo que creo fuera perfecto que hacer algo simplemente bien. Pero no creo que merezca la pena hacerlo. No creo que merezca la pena invertir recursos que podrían estar mejor empleados en otras cosas.

Tengo dos buenos argumentos que respaldan mi punto de vista.

El primero es el Principio de Pareto. Recuerda, el famoso principio del 80/20. El 80% del trabajo se hace en el 20% del tiempo. Es decir, prácticamente el 80% del tiempo se emplea en perfeccionar lo que has hecho en el 20% anterior. Claro que esto es una hipérbole, no es exactamente así, pero el razonamiento no anda muy desencaminado.

Suponiendo que los números fueran exactamente así, una persona que solo emplea el 20% de su tiempo en escribir un post escribirá 5 en el mismo tiempo que emplea una persona que revisa un post varias veces hasta dejarlo perfecto. ¿Prefiero 5 aceptables o uno perfecto? Venga, supongamos que si los revisas un poco. ¿Prefieres 3 post revisados o 1 post perfecto?

El otro argumento es la fuerte influencia que tengo de la filosofía Lean. Lean es una forma de trabajar en la que vas acercándote a tu objetivo iterativamente. Es una manera de comprobar la validez de tus hipótesis a la vez que creas.

Supongamos que consideramos el 0 el principio y el 1 un producto (tarea, lo que sea) perfectamente terminada.

En vez de ir del paso 0 al paso 1 y ver que ocurre como se ha hecho tradicionalmente, lo que hace alguien que sigue la filosofía Lean es ir primero a 0.1 y pasarse a mirar, luego ir a 0.2… En algún momento a mitad de camino, te das cuenta de que lo que vas a tener terminado en 1 no va a funcionar exactamente como tenías planeado. Entonces pivotas, dejas de apuntar al paso 1 y decides apuntar al paso 2.

Es decir, en el proceso de creación cambia el concepto mismo de perfección. Lo que me lleva a pensar que la idea de perfección no es una idea absoluta. Lo que gusta hoy puede gustar mañana. Es mejor darse cuenta cuanto antes y pivotar lo más rápido posible para evitar invertir recursos en vano.

El mundo está lleno de cadáveres de creaciones que murieron antes de nacer. De blogs que no se lanzaron porque el autor era demasiado perfeccionista. De novelas que no se escribieron porque el autor no hacía más que darle vueltas y vueltas. De empresas que agotaron sus recursos para crear algo que nadie quería porque no habían preguntado a sus clientes potenciales.

Una de mis máximas es que:

 

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 5 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

  • Carmen Valverde says:

    Hola, Daniel. Estoy de acuerdo contigo y eso que me considero una persona muy perfeccionista. Pero me he dado cuenta que el miedo o el temor a fracasar se esconde en ocasiones bajo ese nivel de perfección que espero.
    De momento: intento cambiar el chip y parece que funciona.
    Saludos!

    • Daniel Grifol says:

      No quien me dijo una vez que la perfección era el peor enemigo de la productividad ;)

  • Juan José says:

    Me encanta eso de la filosofía Lean. La verdad es que ya la aplico sin tener conocimiento de su nombre. Muy bueno el post, creo que estás dando en el clavo!!!!

    • Daniel Grifol says:

      Muchas gracias Juan José, espero seguir así ;)

  • César Álvaro says:

    En primer lugar me gustaría felicitarte por la profesionalidad y el contenido del blog, que han logrado llamar mi atención y visitarlo en repetidas ocasiones ¡Enhorabuena!

    Te agradezco la calidad de la información, algo que es difícil de encontrar hoy en día.

    Respecto al post, me ha encantado, estoy completamente de acuerdo con lo que expones, es más, me has hecho aprender cosas nuevas y recordar otras que tenía olvidadas. Mil Gracias.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/danielgrifol/www/wp-includes/functions.php on line 4673

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /usr/home/danielgrifol/www/wp-includes/functions.php on line 4673