Qué hacer cuando me estoy quedando sin espacio

Qué hacer cuando me estoy quedando sin espacio

Seguramente no lo seas. Pero recientemente he sido padre por segunda vez. Ser padre es una enorme aventura que, como todas las grandes aventuras, comienza siendo un desafío logístico.

En este caso, el desafío ha sido cómo demonios acomodarme a no disponer de habitaciones libres en mi casa. Tengo un confortable piso de tres habitaciones, comprado en su idea con la idea de formar una familia junto a mi mujer y mis dos futuros hijos. De esta idea hace ya muchos años.

Mi vida durante estos años ha evolucionado, claro. Al principio disponía de dos habitaciones libres. Poco a poco una se fue convirtiendo en una habitación de invitados y otra en mi despacho. A medida que mis pequeños negocios online prosperaban e iniciaba proyectos nuevos, mi despacho cada vez adquiría más aspecto de almacén/estudio, hasta tal punto que prácticamente ya no cabía todo lo que necesitaba en una habitación.

Nacieron los niños y, bueno… ¿qué demonios iba a hacer con todo lo que estaba en mi despacho? Para mi era una preocupación porque, aunque mis proyectos personales son online, requiero de cierto stock físico de determinadas cosas. Mi capacidad de crecimiento depende de la disponibilidad rápida de recursos.

Estuve mirando varias opciones, entre ellas alquilar algún local, buscar un piso pequeño… El problema es que todas estas opciones eran demasiado caras o se hacía demasiado complicado acudir allí a buscar lo que necesitaba con cierta comodidad.

La opción por la que me he decantado al final es bastante barata y funcional. Se trata del alquiler de almacenes. Básicamente consiste en alquilar un almacén prefabricado de pequeñas dimensiones por el que no pagas ningún gasto más que el del propio alquiler del almacén. Suelen estar ubicados a pie de calle, así que resulta muy sencillo llegar con el coche, recoger lo que necesitas, llevártelo y devolverlo cuando has terminado.

Esta solución me lo comentó un amigo que tiene alquilado un almacén en Vilanova y le va genial. Mi amigo suele acudir a muchas ferias por la zona de Sitges, Tarragona y Barcelona y tenía un problema importante. Durante las ferias utiliza mucho material de marqueting que podía reutilizar; folletos, rollups, pancartas, y varias piezas de los stands, incluyendo dos televisiones donde proyecta demos de sus productos.

No disponía de un lugar cómodo donde almacenar todo esto, así que solía guardar lo que podía en casa y alquilar el resto. Cada feria le salía por un pico. Ahora que dispone de un lugar que le ofrece máxima seguridad y acceso directo a un precio competitivo dice que la logística que rodea a las ferias se la ha simplificado extraordinariamente.

La verdad es que yo llevo apenas unos meses con el almacén y estoy encantado. Tan contento que estoy pensando seriamente en alquilar otro para guardar todo lo relacionado con mis hobbies. A mi me gusta hacer maquetas en mi tiempo libre, y no te puedes imaginar el espacio que ocupa todo lo que necesito para hacer lo que más me gusta. Una cortadora láser es demasiado grande y delicada para meterla debajo de la cama XD

Me parece que merece la pena comentarlo en mi blog porque pienso que es una solución ideal para las personas que tienen negocios que necesitan un espacio físico donde guardar cosas pero son demasiado pequeños o simplemente no necesitan algo tan grande como un local.

De hecho, le he sugerido a un buen amigo mío que se dedica a hacer pequeñas reparaciones que piense seriamente el alquilar un almacén para guardar todo el material que le sobra de un trabajo a otro. Hasta ahora lo que viene haciendo es guardar todo lo que puede en su furgoneta (que parece el séptimo círculo del infierno, creo que hay especies nuevas por descubrir en esas furgoneta) y se deshace de lo que po le cabe. Con el almacén podría guardar recortes de madera y pladur, piezas de tarima sobrantes, pintura…. Podría aprovechar las ofertas de las grandes superficies de bricolage, almacenar algo de stock y utilizarlo cuando fuera necesario.

No lo hemos calculado todavía, pero creo que el dinero que se ahorraría bien podría compensar con creces el alquiler del propio almacén, a parte de la comodidad que supone tener tus cosas bien guardaditas en un lugar que es tuyo y solo tuyo y que puedes utilizar a tu discreción.

Si te has quedado sin espacio en casa o tienes un pequeño negocio que necesita expandirse sin hacer grandes inversiones, te animo a que explores la opción de alquilar un pequeño almacén a un precio económico. Yo estoy encantado ;)

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?