Planificación a medio plazo

Planificación a medio plazo

A menudo, solemos ser conscientes de que necesitamos tener un plan maestro para alcanzar nuestros objetivos. Elaboramos una planificación a largo plazo en la que señalamos qué vamos a hacer el año que viene, donde me voy a ir de vacaciones, dónde y cómo quiero vivir dentro de 5 años…

Por otra parte, como personas ordenadas, sabemos que tenemos que hacer hoy. O mejor, pongamos que sabemos qué tenemos que hacer esta semana. tenemos nuestros calendarios, las listas de tareas, nuestro sistema de coordinación…

Y, sin embargo, muchas veces parece que estamos perdidos. ¿Cómo es posible? Creo que en muchas ocasiones es porque la planificación a medio plazo es la gran olvidada de los sistemas de organización.

La planificación a medio plazo es el tipo de planificación que nos proporciona un contexto en el que actuar y tomar decisiones. Su misión es señalar los objetivos que deben alcanzarse en el periodo de tiempo marcado. Piensa que son objetivos lo bastante amplios como para necesitar por lo menos un més para llevarse a término pero en ningún caso se pueden comparar a los objetivos marcados en las planificaciones a largo plazo.

Son planificaciones elaboradas para un periodo de tiempo comprendido entre 1 mes y 3 meses normalmente. Para una buena planificación de este tipo, se tiene en cuenta el ciclo de planificación a medio plazo anterior y la planificación estratégica.

Si somos capaces de desgranar un conjunto de objetivos que son bastante visibles como para sentirlos al alcance de la mano, conseguiremos más enfoque y compromiso. El horizonte temporal de estos objetivos no es muy lejano, por lo que generan motivación. Pero a la vez, como ya hemos dicho, su principal ventaja es que son lo bastante amplios como para que nos acerquen a la consecución de un fin mayor.

Seamos realistas. Es muy frecuente encontrase a gente que olvida este tipo de planificación. Solemos descargar todo el peso de los objetivos a medio plazo en sistemas de organización orientados a planificaciones a corto plazo. Esta es la raíz de la tragedia de los equipos y las personas que no se planifican bien.

La verdad es que es relativamente sencillo hacer planificaciones mensuales si nos lo proponemos. Quizás sea algo más difícil elaborar planificaciones trimestrales, pero con un poco de práctica se puede hacer sin problemas.

Si crees que esto solo afecta a las empresas pero no lo necesitas en tu día a día, es probable esta falta de previsión que sea el origen de algunos de tus problemas. Puede que sea esa la razón de que dejes algunas cosas a medias. Puede que por eso no hayas sido capaz de ir al gimnasio más de un par de semanas seguidas cada vez.

¿Soy un demasiado crítico contigo? Lo soy conmigo mismo. A mi me ha ocurrido un montón de veces en el pasado y me sigue ocurriendo, pero cada vez menos. Y si me ocurre suele ser por temas completamente ajenos a las planificaciones. Mis planes a medio plazo cubren el armazón diseñado por mis planes a largo plazo y mi sistema de organización a corto plazo hace que todo funcione como un reloj.

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

Ya hay 2 comentarios en este artículo. ¡Tu opinión me interesa!

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?