7 razones para trabajar la confianza en nosotros mismos

7 razones para trabajar la confianza en nosotros mismos

Tener confianza en nosotros mismos nos permite ser proactivos

La cantidad de ideas geniales que tenemos no está condicionada por nuestra autoestima, desde luego, pero sí el uso que hagamos de estas ideas. Si tengo confianza en lo que digo y en lo que pienso puedo ser capaz de expresar mis ideas de forma efectiva y de hacernos responsables de los pasos necesarios para que estas ideas se lleven a término. Si esta confianza no podremos ser proactivos, tenderemos a guardarnos las ideas para nosotros mismos, o bien porque suponemos que no a todo el mundo le parecerán tan geniales o bien porque no nos creeremos capaces de defenderlas ante posibles replicas. Es necesario mejorar nuestra autoestima para poder aportar valor a todo lo que hacemos.

 

Tener confianza en nosotros mismos nos ayuda a sacar adelante nuestros proyectos

Si no tenemos confianza en nosotros mismos, pensaremos que tenemos altas probabilidades de fracasar en cualquier proyecto que emprendamos. Si pensamos que probablemente nuestro proyecto fracasará, con toda seguridad fracasará. Ya hablamos sobre este tema en un post sobre profecía autocumplida. Tenemos que tener la suficiente confianza en nosotros mismos para poder suponer que nuestra idea está avocada al éxito y poder superar los obstáculos que sin duda nos encontraremos . Si careces de autoestima lo más probable es que te eches atrás a las primeras de cambio o ni siquiera lo intentes.

 

Tener confianza en nosotros mismos mejora nuestra resilencia

Recuerda que la resilencia es la capacidad que tiene el ser humano de superar las circunstancias traumáticas. Más genéricamente, se usa para definir la capacidad que tienen las personas de aceptar o resistirse al cambio. Sin autoestima, la gente tienen a buscar refugio en las cosas que ya conoce porque se siente reforzado y protegido. Será muy difícil afrontar nuevas circunstancias si no crees en tus propias capacidades. Y, por supuesto, salir de la zona de confort, entendido como el paradigma del cambio, requiere una gran cantidad de autoestima.

 

Tener confianza en nosotros mismos nos ayuda a defender nuestro punto de vista

Defender una idea casi siempre se parece mucho a una guerra de trincheras. Tu estás atrincherado en tu idea, la otra persona está atrincherada en su idea y, a no ser que ambos seáis personas especialmente asertivas y con una sensibilidad especial para negociar, lo que ocurrirá es que la otra persona intentará asaltar tu trinchera ideológica mientras tu intentas defenderte. Las personas con una baja autoestima tienden a intentar rechazar las ideas o a rendirse ante las ideas de los demás.

La confianza en uno mismo hace que sea menos necesario proteger nuestra posición. Nunca vas a convencer de una idea a nadie que está dispuesto a cuestionar tu punto de vista hasta el final. Pero si confías en ti mismo, puedes acudir a los argumentos que te hicieron pensar de forma diferente en su momento en vez de rendirte a la idea del otro. No solo esto, no tendrás miedo de incorporar a tu propia idea los argumentos del otro que tengan sentido, así que podrás enriquecer tu visión de las cosas.

 

Tener confianza en nosotros mismos nos inviste de autoridad

Gran parte de lo que nosotros entendemos como autoridad tiene que ver con la forma en la que somos capaces de transmitir nuestras ideas o conocimientos a los demás. La autoestima nos permite revestir los mensajes de seguridad y aplomo, lo que a su vez crea una sensación de certidumbre que es muy positiva para hacer que las personas no se planteen cuestionar lo que decimos. Esto hace que nuestra comunicación sea más eficaz.

 

Tener confianza en nosotros mismos da seguridad a los que nos rodean

Cuando la incertidumbre se apodera de un entorno la gente tienen a acudir a personas con autoestima porque son “islas de confianza”. Tener cerca a alguien con confianza en sí mismo nos transmite seguridad, serenidad y confianza. Todos tenemos en la cabeza este tipo de relaciones en las que una persona con una confianza aplastante atrae a su alrededor a otras personas como si fuera un imán.

Esto es especialmente cierto en un mundo que cada vez cambia más rápidamente. La confianza en el entorno depende de la percepción que tenemos de las cosas, y esta percepción es frágil y puede ser rápidamente alterada. Del mismo modo, laautoestima depende de la visión que uno tiene de sí mismo, que es mucho más difícil de alterar. Por lo tanto, en entornos de alta incertidumbre, las personas con una autoconfianza alta están mejor posicionados, a priori, para tener éxito.

 

Tener confianza en nosotros mismos es la base sobre la que alcanzar nuestro máximo potencial

Lo he mencionado en los puntos anteriores. Para alcanzar nuestro máximo potencial tenemos que hacer cosas diferentes. tenemos que arriesgarnos. Tenemos que fallar. Tenemos que superar circunstancias adversas. Tenemos que afrontar nuevos retos. Tenemos que recorrer caminos que nos son desconocidos. Es prácticamente imposible construir un futuro mejor de una forma sana y sostenible sobre unos cimientos de una baja autoestima. Si de verdad quieres alcanzar tu máximo potencial, te sugiero que empieces trabajando en la percepción que tienes de ti mismo.

 

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.

¿Te ha gustado? Tus comentarios nos enriquecen a todos ;)

Ya casi somos 5.000 trabajadores inteligentes. ¿Te unes a nosotros?