Ley de Conway

Ley de Conway

Esta es otra reflexión de esas que me gusta hacer de vez en cuando sobre leyes enunciadas en momentos de inspiración luminosa y que son extensibles a muchas de las circunstancias que nos encontramos en nuestro trabajo.

En esta ocasión le toca el turno a Melvin Conway, un programador al que en una conferencia allá por 1968 se le ocurrió decir:

“Cualquier organización que diseña un sistema producirá un diseño cuya estructura es una copia de la estructura de comunicación de la organización”

Si no eres programador te sonará un poco extraña. Yo soy programador y me la he tenido que leer 5 veces. Vamos a traducirla a algo más general:

“El trabajo desarrollado por cualquier equipo siempre será una copia de la estructura de la organización a la que pertenece”

Si lo pensáis despacio, esto ocurre con tantísima frecuencia y supone un impacto tan fuerte sobre nuestro trabajo que no podemos pasarlo por alto.

Si nuestra empresa es lenta, burocrática e inmovilista el trabajo de nuestro equipo será lento, burocrático y poco abierto a los cambios. Si nuestra empresa es dinámica, colaborativa y desorganizada el trabajo de nuestro equipo tenderá a ser dinámico, colaborativo y desorganizado.

Significa esto que para la forma de trabajar de un equipo, es más importante la cultura empresarial y la forma de trabajar de toda la organización que de la naturaleza de las personas que componen el equipo. Simple y llanamente porque las personas que no se adaptan a una empresa no suelen durar mucho en el puesto de trabajo.

Los extraños casos en los que equipos trabajan de forma diferente al resto de su empresa suponen rarezas que gozan de una gran autonomía, capacidad de autogestión y que están bastante aislados del resto de la organización. Vamos, que es casi como si no estuvieran en la empresa, por lo que difícilmente podemos considerarlos parte real de la organización.

¿Por qué es importante esto? Porque nos remarca la necesidad de intentar escalar los cambios hacia arriba en vez de hacia abajo. La gente que hablamos de estos temas nos centramos mucho en el líder, en las personas y en los knowmads, pero hacemos menos hincapié en las revoluciones silenciosas.

Si necesitas que tu equipo produzca resultados que no reflejen la forma de trabajar de tu empresa no vas a conseguirlo cambiando al equipo. Tampoco vas a conseguirlo con estupendas sesiones de motivación o coaching. Solo tienes dos alternativas: o aislar al equipo de tu empresa o intentar cambiar tu empresa.

Y se puede cambiar, desde luego. Las empresas necesitan adaptarse y obtener resultados. Puede ser un proceso lento y trabajoso (hola Resistencia al Cambio), pero todas terminan por adaptarse.

Cuando se empezó a hablar de agile solo lo usaban las startups. Ahora lo usan casi todas las empresas de tamaño mediano y es cuestión de tiempo que llegue a las grandes corporaciones, por el simple hecho de que las empresas que no se adapten a las estructuras que mejor se adaptan al mercado actual crearán productos (o servicios) que no se adaptan al mercado actual y quebrarán tarde o temprano.

El señor Conway hablaba de algo muy concreto pero su reflexión me ha resultado muy inpiradora.

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!

¿No paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía para trabajar de forma más inteligente
Consigue totalmente GRATIS estas 10 lecciones directamente aplicables a tu trabajo para aprovechar mejor tu tiempo y dejar de agobiarte por tener demasiado que hacer.