Superar la resistencia al cambio

Superar la resistencia al cambio

Es duro darse cuenta de que las cosas no pueden continuar tal y como lo veníamos haciendo hasta ahora. Ya sea en el ámbito personal como el la esfera familiar o empresarial, los procesos de cambio siempre encuentran resistencia e inmovilismo.

Estos son algunas cosas que deberíamos tener en cuenta si queremos minimizar el impacto de la resistencia al cambio y hacer el proceso lo menos traumático posible para todos los implicados.

Colaboración en el diseño del cambio

Cuando la gente sobre la que se va a operar un cambio participan en las decisiones sobre qué y cómo se debe cambiar se sienten parte integral del proceso. Es más una medida preventiva que paliativa, y es mucho mejor tener a los actores implicados de tu parte desde el principio que tener que convencerlos más adelante.

Comprensión de las causas del cambio

La comunicación es esencial en los procesos de cambio. Transmitir apropiadamente los motivos por los que debe operarse un cambio puede vencer muchas barreras de resistencia. Es posible que mucha gente comparta la opinión de que el cambio es necesario y ayude a ejecutarlo.

Ejercicio de autocrítica

La decisión de operar cambios se establece a partir de descubrir que hay cosas que no funcionan y meditar sobre ello. Debemos animar a las personas implicadas en el cambio a que hagan la misma reflexión que hemos hecho nosotros para que comprendan el por qué de la situación y nos ayuden.

Apoyo en el proceso de cambio

Los cambios son extremadamente difíciles de operar y, por lo tanto, necesitamos toda la ayuda que puedan proporcionarnos. No hay mejor forma de conseguir ayuda que pedirla humildemente. Solicita el apoyo de las personas que pueden tener un impacto directo sobre los actores del proceso, no sólamente a la gente implicada directamente en el cambio.

Establecimiento de objetivos

Como todo proceso, el cambio es más sencillo de ejecutar si se establecen unos objetivos claros y definidos. Piensa despacio de dónde queremos partir y a dónde queremos llegar con este proceso y marca unos objetivos fácilmente comprensibles. Al compartir estos objetivos con todos los implicados, reforzarás la sensación de necesidad de cambio y podrás medir los avances.

Es importante tener en cuenta estas herramientas en todos los ámbitos de la vida porque el cambio forma parte de la evolución natural de las cosas. Como reza el famoso dicho, renovarse o morir.

¿Trabajas sin parar y aún así no llegas a todo?

Curso de productividad personal
Guía gratuita para mejorar tu productividad
10 lecciones probadas para sacar más partido a tu tiempo que he aprendido mientras hacía malabarismos entre un trabajo muy estresante, una intensa vida familiar y un negocio online.
QUIERO LA GUÍA ¡AHORA!

Acerca del autor de esta entrada, Daniel Grifol

Hola. Me llamo Daniel y yo también pensaba que estaba hasta arriba de trabajo. Hace años me dí cuenta de que me pasaba el día haciendo cosas pero no llegaba a ninguna parte. Decidí dejar de quejarme, pararme a pensar un poco y aprender a trabajar mejor. Lo que aprendí te lo cuento en mi curso gratuito de Productividad Personal.

Deja un comentario ¡Tu opinión me interesa!